Paolo Goltz decidió respetar su palabra y optó por incorporarse a Boca antes que a Independiente, que venía negociando su pase con el América de México hace dos semanas.
Si bien el América de México había aceptado la propuesta de Independiente por Paolo Goltz, el defensor decidió mantener la palabra que le había dado a Boca, donde jugará a partir de la próxima temporada.

La confirmación llegó por parte del secretario de Independiente Pedro Damiani, quien detalló que Goltz "le dio la palabra a Boca", pese a que los de Avellaneda habían alcanzado "un acuerdo con América de México".

De esta forma, la decisión del jugador pesó por encima de la elección de la dirigencia del club azteca, que el martes por la mañana afirmó que la oferta del "Rojo" era bastante superior a la de Boca, por lo que ésta había quedado rezagada en la consideración.

Embed
En silencio, Independiente venía negociando hace dos semanas directamente con el América y realizó el viernes pasado una oferta que alcanzaba las expectativas de los mexicanos, que se tomaron el fin de semana para evaluarla.

En cambio, Boca recién motorizó la propuesta en las últimas horas ya que consideraba que la charla de Guillermo Barros Schelotto con Goltz, quien le dio su palabra para ir a Boca, era motivo suficiente para concretar el pase.

Con este escenario, la única posibilidad que el defensor se calce la camiseta del último campeón del fútbol argentino era que se niegue a ir a Independiente y Boca iguale la cifra enviada desde Avellaneda, lo que finalmente ocurrió.

Embed


Goltz tenía un año más de contrato en México y, según trascendió, la institución mexicana estaba dispuesta a desprenderse de él, siempre y cuando abonen la suma pretendida.

El futbolista, de 32 años, surgió de las divisiones inferiores de Huracán, donde debutó en Primera con tan sólo 17 años, en 2002.

En 2010, fue adquirido por Lanús, donde tuvo una destacada participación, que llevó a que el América pose los ojos en él para ficharlo cuatro años más tarde.

Embed

Con el "Granate", obtuvo la Copa Sudamericana en 2013 y con el elenco mexicano obtuvo una liga a nivel local y dos ligas de campeones de la Concacaf, el torneo equivalente a la Copa Libertadores, pero de América del Norte.