Se hizo famosa por captar clientes atendiéndolos con poca ropa. Su especialidad es el "sexespresso".
Laura Maggi no es una moza más. Con poca ropa, transparencias y hasta topless, es la camarera más sexy de Italia. Luego de revolucionar con sus “sexpressos”, ahora da que hablar en el país europeo por su llegada a la portada de Playboy.

Ella es la dueña Le Café, un bar de Bagnolo Mella, un pueblo de 13 mil habitantes en la provincia de Brescia y atiende como cualquier moza más, pero claro, ligera de ropa.

Con 34 Maggi se convirtió en playmate y se presenta en la revista del conejito como "la camarera más seductora del mundo".

A sus 34 años es la propietaria de Le Café, un bar de Bagnolo Mella, un pueblo de 13 mil habitantes en la provincia de Brescia, al norte de Italia, donde se volvió popular porque, para atraer clientela, decidió vestirse ligera de ropa y mostrar su espectacular anatomía.

Su insólita presencia en la cafetería se inició cuando decidió sacarse la ropa para atraer más clientes. A partir de eso, los italianos recorrían más de 100 kilómetros para hacerle un pedido desde una de las mesas y, de paso, admirar su belleza.

Tras su salida en Playboy, Italia se dividió entre quienes la apoyan y quienes la detractan. Aunque no sea la primera vez que Maggi sale en una revista, ya que realizó varias producciones y hasta llegó a uno de los almanaques más sexi.