Un boliche, más de 2.000 personas que disfrutan de un grupo musical, pirotecnia, paneles acústicos que no son ignífugos y un gran incendio que le recuerda a los argentinos una herida que no cierra a más de 8 años
El trágico incendio que se produjo en el boliche "Club Kiss" de Rio Grande do Sul, en Brasil, trajo de manera inmediata el recuerdo de República Cromañón, ocurrido el 30 de diciembre de 2004 en Once.

Las lamentables similitudes son muchas y todas coincidieron para originar un siniestro que hasta el momento tiene más de 200 muertos y centenares de heridos.

Al igual que en Cromañón con el grupo Callejeros, más de 2.000 personas, en su mayoría jóvenes, disfrutaban de un recital y en un momento dado arrojaron pirotecnia, una de las cuales fue hacia el techo del lugar y provocó el incendio.

Justamente, los paneles acústicos no estaban construidos con materiales ignífugos, un deja vú de lo vivido en el local bailable de Once, y de inmediato lo ocurrió lo inesperado: llamas, fuego, corridas, temor, desesperación y muerte.

Mientras continúan las tareas de rescate y la lista de fallecidos sigue creciendo, los argentinos viven el recuerdo de Cromañón y los fantasmas de aquel día, hace 8 años, vuelven a instalarse este domingo.