*

- 11 de febrero de 2013 - 08:24

¿Por qué el papa Benedicto XVI puede renunciar al trono de San Pedro?

Este lunes se conoció que el Papa dejaría su cargo el 28 de febrero algo que en teoría es posible pero casi improbable.
Este lunes se conoció una noticia casi sin precedentes: el Papa Benedicto XVI anunció que renunciará el 28 de febrero por "falta de fuerzas", algo permitido por un decreto del Papa Celestino V en 1294 aunque poco frecuente ya que el último caso data de 1415.

En teoría, no hay nada que frene al Papa Benedicto XVI a escribir una carta de renuncia al Colegio Cardenalicio, el cuerpo de cardenales de la Iglesia Católica y órgano supremo electoral dentro de la institución.

Bajo el derecho canónico, las únicas condiciones para la validez de una renuncia de ese tipo son que se haga libremente y que sea debidamente publicada.

Pero ningún Papa lo ha hecho en los tiempos modernos.

Yendo más atrás en el tiempo, el último caso de un Papa renunciante se remonta a más de cinco siglos. El papa Gregorio XII, que reinó desde 1406 hasta 1415, lo hizo para poner fin a lo que se llamó el Cisma de Occidente.

Antes de renunciar, Gregorio XII formalmente convocó a un concilio de la Iglesia y lo autorizó a elegir su sucesor.

El único otro ejemplo significativo de una renuncia papal se remonta aún más lejos en el tiempo.
En 1294, el papa Celestino V, apenas cinco meses después de su elección, emitió un decreto declarando solemnemente que estaba permitido que un Papa dimitiera. Y luego lo hizo.

Vivió durante dos años más como un ermitaño y más tarde fue declarado santo. El decreto que emitió terminó con cualquier duda entre los especialistas de derecho canónico sobre la validez de una renuncia papal.

Otras Relaciones

Lo que más te interesa

 
Comentar esta nota