Una grave acusación recayó sobre las autoridades del canal de las pelotas por la transmisión de un segmento, que tiene como protagonista a Julieta Prandi, en el programa "Poné a Francella".
La "Red de Contención contra la violencia de género" envió una carta documento a la emisora, exigiendo que se deje de emitir las repeticiones del sketch "La Nena", protagonizado por Guillermo Francella y Julieta Prandi, en el que se inmortalizó la frase "¡es una nena!".

      Intiman a Telefe a sacar una segmento de Poné a Francella.jpg

Según el texto de la carta, "El contenido de la citada historieta – dentro la de la obra televisiva- es ofensivo, promueve el acoso y el abuso sexual a menores. El personaje de Don Arturo- quien con un guiño a la cámara convoca la complicidad del telespectador – además fomenta la pedofilia en el placer sexual que evidencia con una niña".

      Embed

"¿Estás haciendo nonito July?' es una de las tantas frases que lo incluyen por completo en el conjunto infantil. Osos de peluche, llantos, caprichos, definen a July como una niña de 12 o 13 años que en escasos capítulos la ubican en sus 15 o 16. La marcación genital que reiteradamente se vuelve explícita, claramente define el sketch como PEDÓFILO", acusa la misiva, recibida ayer en Pavón 2444, según publicó ratingcero.com.

"Todo este contexto agravado por la relación de Don Arturo con su esposa e hija. El simbolismo de 'la nena', 'la colegiala', 'la amiga de su hija', ubican a la pieza en VIOLENCIA DE GÉNERO, ABUSO DE MENORES Y PEDOFILIA".

"Sin animosidad alguna contra Telefe ni hacia los actores protagonistas, requerimos la urgente eliminación de la citada pieza humorística, en honor a todas las víctimas de abusos, niñas desaparecidas por la trata de personas, y los miles de casos que aún se mantienen en silencio", resume el texto.

La legisladora porteña por el Frente para la Victoria María Rachid opinó en diálogo con Radio 10: "No creo que el Inadi sancione a nadie. No puedo decir si realmente esto fomenta o no la pedofilia, sí creo que hay algunos sketchs que de alguna forma, y seguramente sin querer, promueven  conductas y actitudes que pueden ser peligrosas para la sociedad".

"No tenemos que escandalizarnos por el hecho de que alguien nos haga reflexionar en torno a estos temas", consideró Rachid, quien aclaró: "Nadie puede prohibir que se difunda, el Inadi puede dictaminar y decir si una conducta es o no discriminatoria".