La Presidenta habló sobre el fracaso de las negociaciones con los fondos buitre, luego de anunciar una nueva suba de las jubilaciones. "Porque somos un país viable nos quieren tumbar", evaluó.
      Embed

La presidenta Cristina Kirchner afirmó este jueves que "estamos a 31 de julio y el mundo sigue andando y la Argentina andando, lo que es una muy buena noticia", en alusión al fin del plazo legal para acordar con los fondos buitres por el conflicto judicial y la caída en default.

Cristina formuló estos dichos al encabezar un acto en la Casa de Gobierno transmitido en cadena nacional, en el que anunció la refinanciación de deudas de 13 provincias por más de mil millones
de pesos.

"Yo no me siento épica y no me voy a subir a ningún caballo, como algunos que en los últimos días fueron tapa de diarios pero que tendrían que tener el coraje de decir la verdad de cómo son las cosas y no engañar a la gente", dijo lapidaria la Presidenta en referencia al titular de la asociación de bancos argentinos ADEBA, que llevó una propuesta a los fondos buitre para comprarle la deuda pero puso como seguro en caso de que no llegara a cobrar esos títulos al fondo SEDESA, que está integrado por depósitos de todos los argentinos.

Y añadió que Axel Kicillof fue el "único ministro de Economía" de la gestión kirchnerista que se sentó a negociar cara a cara con los holdouts y le explicó "por qué la Argentina tenía contratos legales por el 92,4% de los bonistas".

"A todos los argentinos, quiero que se queden muy tranquilos, porque Argentina va a utilizar todos los instrumentos legales que nos dan nuestros propios contratos firmados con el 92,4 por ciento de los bonistas", dijo la mandataria.

Asimismo, reiteró que "impedir que alguien cobre, no es default" y, en una crítica a las calificadoras de riesgo, subrayó que "no existe" el término "default selectivo" que utilizaron para describir la situación argentina. "Ahora inventaron una nueva: default selectivo. No existe, default es no pagar", enfatizó.

"Ya vimos esta historia, yo no la pienso repetir. Y no quiere decir que la Argentina no tenga vocación de diálogo, porque negarse al diálogo es un absurdo en el mundo contemporáneo, pero también tenemos que defender nuestros derechos", subrayó.

Cristina a Massa

La Presidenta se refirió también a la campaña que lanzó el diputado nacional por el Frente Renovador Sergio Massa, en la que presenta una cuenta regresiva de 500 días para el fin del mandato kirchnerista, e ironizó que hay un referente "que me cuenta los días que me faltan".

"Ya me faltan 500 días, tengo uno ahí que me cuenta los días que me faltan" para el término de la gestión en diciembre del año próximo, dijo la mandataria en medio de una cita a un discurso que formuló su marido, el ex presidente Néstor Kirchner 2004.

Desde el último lunes, el diputado y precandidato presidencial del Frente Renovador lanzó una campaña de afiches en Capital, el conurbano y otros puntos del país en el que, imitando una estrategia que ya había utilizado Rodolfo Terragno con el menemismo, marcó el inicio de una cuenta regresiva hacia el 10 de diciembre de 2015, cuando finalice la gestión de la Presidenta.