Copa Sudamericana: en un final caliente, Nacional ganó pero Peñarol avanzó a los cuartos

Deportes

Sobre la hora, y luego de un par de expulsiones, el "Bolso" logró el 1-0 que sería definitivo pero que no le alcanzó por haber caído de local 2-1. El "Manya" avanzó de fase.

El clásico uruguayo por la Copa Sudamericana terminó con la clasificación de Peñarol, quien si bien cayó de local por 1-0 ante Nacional, avanzó a los cuartos de final gracias al resultado logrado en la ida.

De esta manera el conjunto "manya" se enfrentará en esos cuartos de final a Sporting Cristal, de Perú, que anoche eliminó al argentino Arsenal, de Sarandí.

El encuentro, jugado sin público, tuvo sin embargo un obvio entorno de mucha emoción y expectativa por este inusual enfrentamiento entre los dos clásicos rivales uruguayos en una instancia internacional, con banderazos previos de apoyo para ambos equipos.

Pero esa misma tensión no se tradujo en buen fútbol ni mucho menos, sino en un partido sí intenso pero no bien jugado, en el que los locales supieron protegerse para dejarle la pelota y el consecuente desgaste al "Bolso".

Y Nacional apostó todo a la dupla de ataque argentina integrada por Gonzalo Bergessio, su máximo goleador, y Leandro Fernández.

Sin embargo ambos fueron consumidos por el inexpugnable cerrojo esbozado por los dirigidos por Mauricio Larriera, que le terminó ganando el duelo táctico a su colega de Nacional, Alejandro Cappuccio.

Es que Nacional necesitaba indefectiblemente convertir dos goles para pasar y, de máxima, que no le anotaran más de uno para por lo menos llegar a la definición por penales.

Por eso cuando promediaba la segunda etapa ya Nacional perdió la línea como producto de la desesperación por el tiempo que se le agotaba y el camino hasta la eliminación cada vez se le hacía más ancha.

Fue entonces que Peñarol empezó a hacerse lentamente dueño de la pelota, exhibiendo en esos 20 minutos finales la misma superioridad exhibida durante la mayor parte del encuentro de ida.

Y esto terminó justificando la clasificación de los aurinegros, que en términos generales siempre fueron superiores a los "tricolores", tanto cuando pudieron manejar la pelota como en los momentos en que mantuvieron a sus rivales alejados del arco defendido por Kevin Dawson.

Dentro de ese panorama entonces, sobresalieron Agustín Canobbio, hijo de aquel delantero de Racing Club y Newell's Old Boys de fines de los '90, Osvaldo Canobbio, siempre apoyado por el experimentado Walter Gargano (en los 10 minutos finales reemplazado por el argentino Damián Musto, expulsado en el descuento con tarjeta roja directa) en la media cancha "mirasol".

Y en los minutos finales ya sí, la impotencia de los jugadores de Nacional derivó en algunas escaramuzas que exigieron de severas intervenciones del árbitro brasileño Anderson Daronco, que además de Musto también les mostró rojas directas a los jugadores de Nacional Maximiliano Cantera y Felipe Carballo.

Y en la última acción del partido apareció la cabeza de Germán Corujo para darle la victoria a Nacional, insuficiente en los números y tardía en el tiempo para ir por el segundo tanto clasificatorio, lo que le abrió el camino a cuartos de final de un torneo internacional a Peñarol después de 10 años, cuando lo había logrado en Copa Libertadores tras imponerse en una eliminatoria con el brasileño Internacional, de Porto Alegre.

Dejá tu comentario