El mal momento de la familia de Lautaro Martínez en Doha

Deportes

Agustina Gandolfo, esposa del "Toro", hizo un fuerte descargo en las redes sociales y contó cómo una salida terminó con una denuncia y una visita al hospital.

En este Mundial de fútbol los protagonistas no son solo los jugadores, sino también sus familias, que viajaron desde todas partes del mundo para alentarlos y acompañarlos. La Argentina llevó una hinchada importante y día tras día son las esposas de los futbolistas las que comparten intimidades e imágenes de sus actividades en Doha. Sin embargo, no todo fue alegría durante los últimos días, por lo menos para la familia de Lautaro Martínez. Su pareja, Agustina Galdolfo, contó la terrible situación que les tocó vivir y que terminó con una visita al hospital, un llamado a la embajada y una denuncia.

Sin dudas, en lo que va de la Copa del Mundo, Galdolfo es una de las más activas en las redes sociales. Comparte sus rutinas de entrenamiento en el gimnasio, sus salidas en Doha, sus outfits para ir a la cancha y tiernas postales de su hija Nina. No obstante, en las últimas horas hizo un fuerte descargo en sus historias de Instagram, donde reveló una peligrosa situación que vivió su cuñado en Doha con la intención de que sus seguidores estuvieran alertas.

“Lo quiero contar para que a nadie más le pase porque me parece super peligroso y fuerte lo que pasó”, sostuvo y agregó: “Hace unos días, mi hermana y su novio fueron al shopping y pidieron un jugo. Cuando mi cuñado se había tomado ya media botella descubrió que adentro tenía vidrios muy grandes”.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FClbsuusLr8N%2F%3Futm_source%3Dig_web_copy_link&access_token=EAAGZAH4sEtVABANsAkfwcnyCFjeILdk0Ifk1dqYvOgZAgEI6buAZBBhQUogTVf1OfLFqN2naZBR46BZAERnU6DJDzXwj3eufBrBn9sEoBAeGUgaMAWkufOwKTHFxSHP7iDkgswjj2JIeV4jXmozuwu2L4GjIubbROIkp3NgYjfgZDZD

En esta línea, continuó el relato: “Acudimos a la gente del local y a la seguridad del shopping y le dijeron que tenía que ir al hospital, porque si se había tragado uno de esos vidrios podía ser muy peligroso”. A su vez, contó que también acudieron a la embajada, ya que no estaban del todo seguros cómo funcionaba el sistema de salud, principalmente por el idioma.

Nos contactaron con el dueño de la marca de jugos, el cual minimizó todo. Nos dijo que no pasaba nada y hasta nos acusó de que nosotros habíamos metido los vidrios o que pudieron haber entrado, no sé cómo, porque no sé cómo pueden entrar vidrios en un jugo”, manifestó indignada y reveló que “hay una denuncia de esto” porque le pareció “muy grave” el episodio.

A su vez, aclaró que su intención era comunicarlo para que a nadie más viviera una situación parecida. Principalmente, advirtió su preocupación por lo que podría haber sucedido si esto le pasaba a su pequeña hija Nina: “Un bebé no tiene la capacidad, como tuvo mi cuñado, de identificar que adentro de la bebida había vidrio. Incluso si él mismo se lo tragaba le podía haber perforado algo. Me parece muy grave”.

Asimismo, compartió las cuentas de la marca y del dueño “para que sepan que ni en Doha, ni en ningún lugar del mundo tienen que consumir estos jugos”. Antes de cerrar, volvió a remarcar su malestar por la forma en la que el dueño de la marca manejó lo ocurrido: “Increíble aparte lo poco que le interesó a este señor lo que pasó y como lo minimizó algo tan grave que te puede matar directamente”.

Embed

Dejá tu comentario