Por primera vez en la historia, se comercializarán cultivos biotecnológicos argentinos

Economía

Según el anunció del Ministerio de Agricultura, el país integrará de esta manera el selecto grupo compuesto por Brasil, Cuba, Indonesia, China y Estados Unidos.

El Ministerio de Agricultura anunció ayer que, por primera vez en la historia del país, se aprobó la comercialización de cultivos biotecnológicos de origen nacional, lo que coloca a la Argentina dentro del selecto lote de países que poseen producciones de este tipo integrado por Brasil, Cuba, Indonesia, China y EEUU.

El anuncio se dio en el marco de la segunda reunión del año de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA), el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.

Durante la primera sesión, que se realizó ayer en Centro de Biotecnología Agrícola y Forestal, la CONABIA dio su aprobación científico-técnica a dos trabajos del CONICET: en primera instancia a una papa resistente a virus, como así también a una soja resistente a sequía, la cual fue obtenida por la empresa público-privada INDEAR de Rosario.

De esta forma se presentaron los primeros cultivos genéticamente modificados que se obtuvieron en Argentina en los últimos veinte años, lo cual se logró gracias a la renovación técnico-política del MAGyP. Hasta ahora solo Brasil, Cuba, Indonesia, China y EEUU poseen cultivos biotecnológicos nacionales.

Estos cultivos representan innovaciones radicales respecto de lo que hoy existe, puesto que introducen por primera vez una papa mejorada por biotecnología moderna y con la característica de resistencia a virosis, al tiempo que se avanzó sobre la resistencia a sequía en soja.

En los últimos años Argentina ingresó al selecto conjunto de países que tienen su propio satélite, y a los que han desarrollado su propia central nuclear, este tercer hito corona los logros nacionales en materia científico técnica, que hace que el país exhiba autonomía y liderazgo en las principales tecnologías (física nuclear, electrónica, aeroespacial y biotecnología) y aplicaciones productivas (generación de energía, comunicaciones, agroindustria).

Dejá tu comentario