Apenas el 15% de los inquilinos puede tomar un crédito hipotecario

Economía


  • El dato surge de un estudio realizado por la consultora Abeceb.com, que cruzó variables tomadas de la Encuesta Permanente de Hogares.
  • Calculando su valor en pesos, las propiedades se triplicaron mientras que los sueldos en blanco apenas se duplicaron.

Un estudio realizado por la consultora abeceb.com, concluye en que poco más del 15% de las familias que hoy viven en una vivienda alquilada podrían aspirar a tomar un crédito hipotecario para convertirse en propietarios.

La consultora se concentró en el grupo de familias cuyo principal sostén económico tiene de 25 a 40 años de edad y obtiene ingresos mensuales de 3.000 pesos como mínimo, ya que esas condiciones etarias y socioeconómicas los convierten en potenciales compradores de una vivienda en el corto o mediano plazo a través de un crédito hipotecario.

Es que a medida que la gente tiene más edad, menos chances tiene de tomar un crédito, ya que al día que vence la última cuota de un préstamo, el deudor no debe tener más de 65 años de edad, informa hoy el diario Clarín.

Por otra parte, el universo de personas que pueden aspirar a convertirse en propietarios se achicó bruscamente tras la devaluación. A partir de la salida de la convertibilidad los precios de los inmuebles se dispararon (en algunos casos subieron mucho más que el dólar) y los salarios están hoy algo por encima de la inflación acumulada desde enero de 2002, y sólo en el caso de los empleos en blanco.

Calculando su valor en pesos, los valores de las propiedades se triplicaron (como mínimo), y los salarios sólo se duplicaron.

Esa diferencia es la que impide a mucha gente tomar créditos. Porque el monto que les puede prestar un banco es insuficiente, si no se cuenta con un ahorro importante.

Por eso, en términos reales, los créditos que se otorgan hoy son mucho menores que en la década del 90, cuando el mercado explotó porque realmente la gente podía pagar por cada cuota lo mismo que pagaba por un alquiler. Eso, a pesar de que hoy las tasas de interés son similares a las de entonces.

Además, la relación cuota-ingresos hoy oscila entre el 30% y el 40%. Es decir, la cuota no puede superar ese porcentaje de los ingresos demostrables del solicitante.

Dejá tu comentario