Actualizaron solo parcialmente los impuestos a los combustibles para morigerar su impacto en la inflación

Economía

Con el objetivo de seguir sosteniendo el relato de Javier Milei, el Gobierno sigue pisando subas y subió sólo parcialmente los impuestos a los combustibles líquidos para que no impacten (mucho) en la inflación. Las naftas iban a subir 18% y terminaron subiendo 4%.

El gobierno de Javier Milei apuesta todo a seguir sosteniendo el relato sobre la supuesta baja de la inflación. Lo cierto, a pesar del discurso triunfalista del Gobierno, es que los niveles de inflación actuales se encuentran en los mismos niveles que había cuando Martín Guzmán fue eyectado del ministerio de Economía y que el camino a la baja arrancó en enero tras la disparada del 25,5% que las propias políticas de Milei generó.

Ahora, con ese camino estancado, el Gobierno apuesta a seguir pisando subas de modo de morigerar su impacto en la inflación.

Así quedó en evidencia este lunes tras la oficialización de la suba, solo parcial, de los Impuestos a los Combustibles Líquidos (ICL). El nuevo aumento quedó plasmado en el Decreto 554/2023 publicado hoy en el Boletín Oficial con las firmas del presidente Milei; del Jefe de Gabinete, Guillermo Francos y del ministro de Economía Luis "Toto" Caputo.

Embed

El Gobierno resolvió dividir la alícuota de los gravámenes que debían actualizarse en un promedio del 18% desde este lunes. Así, la suba se dará en dos cuotas y terminará de completarse en agosto próximo.

"Con el propósito de continuar con la finalidad perseguida a través del dictado del Decreto N° 466 del 27 de mayo de 2024, resulta razonable diferir parcialmente los efectos de los incrementos que resultarían aplicables a partir del 1° de julio de 2024 para la nafta sin plomo, la nafta virgen y el gasoil", explicó el Gobierno entre los considerandos de la medida.

Suba de los combustibles

Tras la actualización parcial de los impuestos a los combustibles líquidos, subieron este lunes un 4% los precios en el surtidor.

Según estimaciones del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), la división impositiva de los gravámenes permitió truncar la suba del 115%, lo que, de trasladarse plenamente al precio, habría dejado una tracción del valor de la nafta en los puntos de comercialización de al menos un 18% en la Ciudad de Buenos Aires.

Ahora, con su incremento promedio del 4%, el litro en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se ubica en 941 pesos, mientras que la premium supera los 1.161 pesos.

Decreto 554/2024:

aviso_309811.pdf
Embed

Dejá tu comentario