Llega al país el sistema de autocobro en supermercados

Economía

Un reconocido centro de compras de la zona norte implementó el "self checkout"en cuatro cajas rápidas y apuesta a extender el servicio en otras sucursales. Más cadenas también lo analizan.

El sistema de autocobro en supermercados –a partir del cual un cliente pasa los productos elegidos por el escáner, los embolsa, emite su propio ticket y cancela el pago- desembarcó en Argentina y ya funciona en un importante hipermercado de zona Norte.

El sistema está disponible para las compras rápidas –hasta 15 unidades- y en cuatro cajas de la sucursal de Jumbo en Unicenter, pero el grupo Cencosud, dueño del hipermercado, apuesta a extender el servicio al resto de los locales y a los supermercados Disco.

Cencosud también está trabajando para que el sistema permita el pago en efectivo ya que, hasta ahora, sólo permite el pago con tarjeta de débito y crédito.

Una pregunta se impone: ¿cómo hará el hipermercado para evitar el robo de mercadería considerando que parece fácil meter los productos en la bolsa sin pasarlos por el escáner?

Está todo pensado: las cajas de autocobro estarán monitoreadas por cámaras especiales y habrá un monitor de manera de que el cliente sepa que está siendo observado.

Las terminales –que fueron desarrolladas por la empresa IBM- contarán también con una balanza y una luz especial que se encenderá cuando exista alguna una falta de inconsistencia entre el peso del producto escaneado y el que se deposite en la bolsa.

En su página web, IBM resalta que el sistema "ofrece la oportunidad de acelerar la atención en caja y fue diseñado para un fácil uso por parte del cliente, con el 100% de las interacciones realizadas sobre el mostrador".

Aunque es una novedad en Argentina, a nivel mundial existen más de 60 mil supermercados –principalmente en los Estados Unidos, el norte de Europa y algunos países del sudeste asiático- que operan a través del sistema de autocobro o self checkout.

"Se trata de una tendencia internacional de brindar más servicio y velocidad en la compra. Con este tipo de medidas no se busca un ahorro de personal, sino canalizar los recursos hacia donde más se necesitan. Es preferible tener un sommelier en la bodega o alguien asesorando al cliente en las góndolas que una cajera cuyo función puede ser reemplazada por una terminal", explicaron en Jumbo Argentina.

Un cliente argentino que ya probó el servicio en Estados Unidos comentó que "es una excelente idea" y que en el supermercado que visitó "había más empleados en los pasillos ayudando a encontrar los productos que simplemente sentados esperando el próximo cliente en caja". Sin embargo, resaltó que es necesario que se brinde también la alternativa de cajas con empleados.

Otro comprador contó que uso el servicio en otros países, pero que cree que "es poco aplicable en Argentina porque somos muy truchos".

En contra, se mostraron otros dos clientes. "Es una noticia que me pone muy triste ya que sólo está pensado para ahorrar dinero a partir de la menor incorporación de personal", comentó un joven que trabaja como cajero.
   
Para otra persona el sistema no permitirá ahorrar tiempo "porque una caja autocobro manejada por un cliente que con suerte la opera una vez a la semana versus un cajero humano que trabaja 8 horas haciendo lo mismo, no genera ahorro de tiempo sino un aumento. ¿Operativamente es más barato dos o tres máquinas que un cajero humano? Sí, pero en detrimento del servicio. ¿Como cliente dependo de la velocidad de "autocobro" de otro usuario?", cuestionó.

La autoatención es una tendencia en alza que trasciende al mundo supermercadista. Siguiendo los pasos de los bancos -que hoy concentran el 60% del parque los cajeros automáticos en América latina-, cada vez más empresas de todo tipo de rubros, desde compañías de seguros hasta operadoras de servicios públicos pasando por clínicas, aeropuerto o shopping centers, avanzan con la implementación de quioscos electrónicos cuyo objetivo es terminar con las colas para el cliente.

Temas

Dejá tu comentario