Los commodities ya no sostienen el modelo redistributivo

Economía

La analista económica Soledad Pérez Duhalde considera que el crecimiento exponencial de los subsidios consumió hace rato el boom existente en materia de granos.

Por Soledad Pérez Duhalde (*)

De un análisis de los subsidios, con motivo de los anuncios hechos por la Presidenta la semana pasada, surge que subyacen dos hechos: que su crecimiento exponencial consumió hace rato el boom existente en materia de commodities, y que su dinámica desplazó a la ayuda social.

A lo largo de su década de gobierno, el kirchnerismo pudo aumentar la presión tributaria en unos 10 puntos porcentuales del PBI. De ese aumento, algo más de 2,5 puntos porcentuales son explicados por el incremento de los derechos de exportación.

En otras palabras, el boom de commodities que favoreció no sólo a Argentina si no a todas las economías emergentes productoras de alimentos y otros bienes primarios, explicó más de un cuarto de la suba en los ingresos públicos durante la última década.

Pero la mala noticia es que semejante incremento en los recursos dejó hace rato de ser suficiente para financiar el llamado "modelo redistributivo". Es que hasta 2009 esa extraordinaria expansión de las retenciones pudo cubrir el creciente gasto en subsidios a sectores económicos (destinado principalmente a la energía y al transporte). Pero a partir de aquel entonces el crecimiento exponencial de los subsidios consumió el boom de commodities, requiriendo otras fuentes de financiamiento para su sostenimiento.

En números, desde 2009 a esta parte las retenciones oscilaron entre los 3,1% del producto (en 2010) y los 2,5 puntos porcentuales que promediarían este año, mientras que los subsidios a la energía y al transporte fueron ganando participación en forma constante, y los mismos marcarían un nuevo récord en 2013, al llegar a representar 4,4% del PIB.

Como se puede observar, en cuatro años la brecha entre recaudación por retenciones y subsidios a sectores económicos no sólo se revirtió, sino que se amplía: en 2013 el porcentaje de estos gastos con relación al PIB sería de casi el doble que el porcentaje de los ingresos sojeros.

Pero además aparece otra cuestión clave. El incremento en el peso de los subsidios a sectores económicos no tuvo su correlato en los subsidios sociales, los cuales tras el pico de 2010 (de 2,9% del PBI), mantuvieron una participación relativamente constante en el producto, de alrededor de 2,5%. De esta forma, en 2013 los subsidios a la energía y al transporte casi duplicarían las ayudas sociales.

(*) Coordinadora de Análisis Económico de la consultora Abeceb

Temas

Dejá tu comentario