"Macri generó tres millones de pobres energéticos y una transferencia de 15 mil millones de dólares"

Economía

El interventor el Enargas denunció que la política tarifaria de Macri fue "confiscatoria" y generó un "empobrecimiento masivo".

El interventor del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), Federico Bernal, afirmó este lunes que el esquema tarifario que aplicó el ex presidente Mauricio Macri “generó tres millones de pobres energéticos”, y “una transferencia de 15 mil millones de dólares” de los usuarios a las empresas del sector.

“Lo que sucedió con la tarifa de la gestión anterior fue no sólo que empresas, industrias, pymes fundamentalmente, debían despedir trabajadores, suspender su producción o directamente quebrar por el peso de la tarifa en su matriz de costos y en un mercado interno que además se venía a pique, sino que además de esta afectación a la producción y a la industria, se generaron tres millones de nuevos hogares pobres energéticos”, precisó Bernal a El Destape Radio.

El funcionario explicó que “se considera que un hogar es pobre energético cuando el peso de los servicios públicos supera el 10% de los ingresos, e indigente energético cuando supera el 20%”.

gas

Así, remarcó que “durante la gestión anterior la tarifa fue confiscatoria, quebró industrias y provocó una transferencia de renta monumental de 15.000 millones de dólares entre 2016 y 2019, de los usuarios en todas sus categorías, hacia las distribuidoras, transportistas y productoras de gas”.

Esto fue producto de los cuadros tarifarios de Macri. El resultado de esa política fue un empobrecimiento masivo, unos tres millones de hogares empobrecidos nuevos, con casi un millón y medio de hogares en la indigencia energética”, afirmó el interventor del organismo.

Además, señaló que, “durante la gestión de Macri, el esquema de tarifas se alineó al Índice de Precios Mayoristas de creciente dolarización”, y añadió que “eso se sumó a una devaluación que en el 2017 se empezó a descontrolar“.

Entonces, indicó que “ocurrió una dolarización indirecta de la tarifa, porque todo iba al ritmo de la devaluación y de la dolarización de los insumos”.

Asimismo, explicó que, “cuando al aparato productivo nacional se lo destruye, se tiene que importar ese insumo o ese producto terminado que antes se hacía en el país, y se está dolarizando la economía, porque hay que pagarlos en dólares”.

“Lo mismo ocurrió con la matriz de costo de las transportistas y las distribuidoras”, puntualizó Bernal, quien subrayó que “las tarifas iban al ritmo de la devaluación y ahí teníamos una dolarización indirecta de las tarifas”.

También, remarcó que el ex ministro de Energía Juan José “Aranguren decidió incluir el precio dolarizado del gas en las tarifas”, y destacó que “ahí hubo una dolarización directa”.

Garrafa.jpg

“El precio en la factura (de productoras y transportistas) se ponía en dólares”, recordó el funcionario, quien afirmó que, “hoy por hoy, los precios del gas que figuran en los contratos entre productoras y distribuidoras que van a tener vigencia sobre la tarifa transición que comienza en abril-mayo, ya están pesificados”.

Indicó que “lo que hay que trabajar ahora es en la pesificación de los costos que tienen las productoras”, y precisó que “no es algo sencillo porque, para pesificar los costos, los insumos hay que producirlos en la Argentina, y dejar de traerlos de afuera y pagarlos en dólares”.

En otro orden, Bernal señaló que “la segmentación de tarifas ya existe, para las pymes y las entidades de bien público, y se va a mejorar”.

En ese sentido, puntualizó que “se está trabajando en la segmentación para evitar que existan subsidios cruzados, es decir, que un usuario subsidie a otro”.

“La idea es que los cuadros tarifarios sean los mismos para todos, y después el Estado decida subsidiar a aquellos que más lo necesitan respecto de otros. Pero es un proceso que va a llevar su tiempo”, sostuvo Bernal.