La mala racha de Moria: la diva teme por su futuro laboral

Espectáculos


  • En el transcurso de un mes, cambió de pareja dos veces, rompió su vínculo laboral con Nito Artaza, se peleó con su hija y padeció una escena de celos de Florencia de la V, su nueva amiga.

Moria Casán estaría pasando por el peor momento de su vida. Muy a pesar de la frase de la que siempre echa mano: "Me caigo en una cloaca y salgo con olor a rosas", la vedette sufrió en tan sólo un mes varios golpes que la dejaron knock out.

En cuestión de amores, se quedó sin Santiago, el adolescente al que se animó a rotular como su "novio". Para salir airosa de la situación echó mano a un barrabrava, William Schlenker, y terminó en el medio de una sangrienta guerra de barrabravas. En los últimos días, se la vio con un empresario de 30 años llamado Cayetano.

A nivel profesional, Artaza le comunicó a través de los medios que no le renovaría el contrato para formar parte de su compañía en la próxima temporada de verano y, como si esto fuera poco, Nito le ofreció un millón de dólares a Susana para tenerla a su lado, situación que le habría provocado un gran malestar, sobre todo considerando que durante la temporada pasada Moria no se le aproximó ni a la mitad de la tercera parte del millón verde.

Además, su nueva amiga Florencia de la V se ofendió porque Moria la dejó afuera de una reunión que mantuvo con Gerardo Sofovich, su socio en el restaurante "Moria+1" Luciano Garbellano, y em empresario de medios Darío Arellano.

Pero hay más, su hija Sofía Gala hace más de veinte días que no le atiende el teléfono. Es que la polémica hija de la vedette se ofendió con su madre porque considera que quiso quitarle protagonismo durante la promoción de la película "El resultado del amor" que la tiene de protagonista.


Presente y futuro



Por primera vez en la vida teme por su futuro laboral. Por el momento, además de participar como jurado en "Bailando por un sueño", sólo tiene su escuela de baile y el restó que inaugurará hoy por la noche, los dos en sociedad con Luciano Garbellano.


Vale destacar que, hoy, el restaurant es su apuesta más fuerte. El local estará dividido en dos partes: el cielo y el infierno. El “cielo” es el piso donde se va a poder comer tranquilo y está todo ambientado con paredes blancas y decoración al tono. El “infierno” estará en el primer piso, todo en tonos naranjas y rojos, y será un lugar mucho más sensual y hot donde también se podrá fumar.

Dejá tu comentario