Perdía dijo que puede dormir en paz, porque tiene la conciencia tranquila

Espectáculos


  • El ex dirigente montonero Roberto Perdía fue entrevistado por Samuel Gelblung.

 


Fiel a su estilo, en la presentación del invitado Samuel Gelblung fue al grano rápidamente “Si tendría que detallar su vida tendría que hacer una especie de prontuario” dijo en el arranque, refiriéndose a Roberto Cirilo Perdía, dirigente montonero en los años setenta y ahora vinculado al grupo Quebracho.

La entrevista, que pudo verse en el programa “De dónde vengo” -domingos a las 23 por Canal 26-, comenzó con el periodista preguntádole si había participado en el asesinato de Augusto Timoteo Vandor, el sindicalista de la Unión Obrera Metalúrgica muerto en 1969. El entrevistado, tranquilo, contesto que “de operaciones no voy a hablar” aunque luego aclaró “a Vandor no lo mató Montoneros, aunque es cierto que algunos de los que participaron en la ejecución después se incorporaron a la organización”.

Más adelante también desmintió la idea de que Montoneros se haya nutrido de la derecha del peronismo, pero sí que buena parte de la militantes eran jóvenes católicos “que trabajaban en las parroquias, yo mismo tengo dos tíos sacerdotes”.

Perdía también refutó que alguna vez haya sido condenado por sus acciones en la guerrilla “hubo juicios de la época del Proceso y después el indulto, que llegó antes de la condena”.

Después la entrevista tocó un aspecto del funcionamiento de Montoneros bastante poco transitado en los medios. Gelblung preguntó con qué recursos económicos contaba cuando tuvo que emprender el exilio “Me movía con los recursos provenientes de la lucha de aquellos tiempos”, a lo que el periodista replicó “con los 60 millones de dólares de Born” (refiriéndose al secuestro en 1974 de los empresarios Juan y Jorge Born), e impasible, la respuesta del ex guerrillero: “sí, entre otras cosas, pero el manejo de esos fondos fue transparente, de eso damos prueba con nuestra forma de vida actual”.


"Nuestra lucha
alumbró otras luchas"


Sin embargo el tema seguía ofreciendo varios interrogantes y Gelblung quiso saber qué fue de todo el dinero que Montoneros había obtenido principalmente a través de secuestros y robos a entidades bancarias. Perdía explicó que los recursos se utilizaron en logística (viajes de los militantes, documentación, etcétera) y la infraestructura en diferentes países para denunciar las atrocidades de la dictadura. En suma, según el entrevistado, el dinero se gastó y negó, como dice la leyenda, que estuviera depositado en Cuba.

Más adelante Roberto Perdía contó cómo era la estructura de mandos de la organización guerrillera, en donde compartía la responsabilidad máxima, con el grado de “Comandante”, junto a Eduardo Firmenich y Roberto Quieto -este último desaparecido en el año 1975-, y claro, en donde también se decidía la vida y la muerte de muchos protagonistas políticos de aquella época.

En ese punto Samuel “Chiche” Gelblung le preguntó si podía dormir bien, si se arrepentía de algo “La lucha contra la dictadura es algo pesado, eso uno lo toma como una responsabilidad a cumplir y desde ese punto de vista, sí, puedo dormir en paz, tengo la conciencia tranquila”.

"Nuestra lucha sirve y alumbró otras luchas" dijo convencido Perdía, contestando así al interrogante si desde su perspectiva habían ganado o perdido, y completó “a la juventud lo que hay que ofrecerle desde esa visión histórica es que se pueden cambiar las cosas, deben cambiar, ese es tal vez el mensaje para estas generaciones”.

Por supuesto, el análisis fue cruzado por el conductor, que se preguntó si esa mirada del ex dirigente guerrillero no era demasiado idílica. Pero incólume, Perdía respondió que era al contrario “tal vez es una mirada demasiado realista”.

Dejá tu comentario