Aún muerto, Pinochet sigue generando discordia en Chile

Mundo

Télam
Por Télam
Con 147 detenidos y un carabinero herido culminó la marcha en conmemoración de la muerte del ex presidente chileno Salvador Allende y todas las víctimas del golpe de estado del 11 de septiembre de 1973, convocada por la Asamblea de Derechos Humanos.

Entre los detenidos figura un menor de edad que portaba en un bolso material para fabricar una bomba molotov, dijo la intendenta metropolitana, Adriana Delpiano, según reportó la agencia noticiosa italiana ANSA.

"Tenemos hasta ahora una marcha menos violenta que en otras ocasiones y un número importante de detenidos, básicamente por desórdenes en el Cementerio General", afirmó Delpiano, quien precisó que de los arrestados, 120 son hombres y 27, mujeres.
 
La funcionaria informó además que las dirigentes de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) Mireya García y Viviana Díaz -quienes fueron detenidas al separarse de la marcha e intentar llegar al Palacio de La Moneda, sede del gobierno chileno- quedaron en libertad en el transcurso de la tarde.
 
Las dirigentes pretendían llegar hasta la puerta por donde el 11 de septiembre de 1973 fueron retirados los restos de Allende, muerto durante el golpe militar encabezado por el general Augusto Pinochet, pero la policía tenía órdenes de no dejar pasar a nadie hasta el palacio presidencial.

Para Díaz, lo sucedido hoy fue "volver a retroceder en el tiempo, como en los peores años de la dictadura militar, donde hemos estado rodeados permanentemente de carabineros y carros lanzaaguas".
 
"No nos permitieron rendir un homenaje como lo hemos hecho siempre; aquí no podemos permitir que una vez prevalezcan otros intereses y no los que corresponden al pueblo de poder manifestarse libremente sin tener que pedir autorización para hacerlo", expresó la dirigente.
 
El comandante policial a cargo del operativo, Juan Irigoyen, comentó que decidió ordenar la detención del grupo de mujeres porque vio "amenazado el orden público".

Agregó que esa era la orden que tenía, después de que las manifestantes insistieran en llegar a La Moneda.

Dejá tu comentario