Un satélite de Elon Musk se desintegró sobre el cielo de España y creó una visible bola de fuego

Mundo

El satélite de Starlink se hizo pedazos al entrar en la atmósfera y cayó en un punto desconocido del mar Cantábrico.

Una bola de fuego atravesó en la noche de este domingo el cielo de España. Lo que en principio se consideró como un meteoro, resultó ser un satélite de Starlink quemándose al reentrar en la atmósfera. Este suceso, que ha llamado la atención de muchos en España, se produce semanas después de la llegada oficial del servicio de conexión a internet por satélite de Starlink.

La empresa de Elon Musk sigue enviando a la órbita terrestre sus satélites para llevar internet a cada rincón del planeta. Para ello cuentan con más de 1.800 satélites dejando una estela en el cielo nocturno alrededor del mundo, aunque algunos de esos satélites acaban volviendo a entrar en la atmósfera provocando espectáculos como el vivido hace unas horas.

Embed

La palabra meteoro se convertió en tendencia en Twitter, acompañada de vídeos en los que se podía ver la bola de fuego atravesar el cielo. Sin embargo, desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía explicaron que se trata de un satélite desintegrándose sobre España.

En su reentrada, el satélite rozó la atmósfera cuando se encontraba sobre el norte de Marruecos, cerca de la frontera con Argelia, a una altitud de unos 100 km, volviéndose incandescente y fragmentándose en varias bolas de fuego. La estela de estos fragmentos cruzaron la península en línea recta desde Almería y Granada, hasta Asturias.

Embed

Por el momento, la información que se tiene de esta reentrada sugiere que cualquier pedazo de satélite que haya sobrevivido a la abrasión, habría caído sobre el mar Cantábrico. No obstante, el caso aún se está estudiando como indica la Red de Investigación Bólidos y Meteoritos (SPMN).

El satélite se lanzó a la órbita el 24 enero de 2021, ha tardado un año en regresar a la Tierra, aunque poco ha quedado de su estado original tras atravesar la atmósfera a una velocidad de 27.000 km/h. Antes de quemarse, contaba con una masa de 260 Kg y su función durante todo este tiempo ha sido la de proporcionar conexión a internet desde el cielo junto a los miles de satélites que la empresa ha lanzado.

Embed

Dejá tu comentario