Fujimori pasó una mala noche en la prisión

Mundo


  • El ex presidente sufrió una baja de presión que sería la segunda desde su retorno a Lima.
  • Fujimori permanecerá bajo un régimen que permite salidas al patio de dos horas diarias y visitas limitadas.

El extraditado ex presidente peruano, Alberto Fujimori sufrió otra baja de presión arterial en su primera noche de reclusión en la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía Nacional, en el este de Lima, según dijo hoy la emisora CPN radio, información que no tuvo confirmación oficial.

Las agentes carcelarios que custodian a Fujimori, de 69 años, debieron llamar a una ambulancia a causa del cuadro clínico, agregó esa misma fuente, reportó la agencia ANSA.

De confirmarse la información, se tratará de la segunda baja de presión del ex presidente tras la que presentó durante su viaje de retorno a Lima desde Chile en un avión Antonov de la Policía Nacional del Perú, antes de la escala técnica en la ciudad peruana de Tacna, el sábado por la tarde.

El ex presidente peruano Alberto Fujimori retornó este sábado extraditado al Perú, después de siete años de ausencia, para enfrentar juicios por violación a los derechos humanos y corrupción que contemplan penas de hasta 30 años de prisión, según la legislación local.


 


Rodeado de algunos incidentes que protagonizaron los seguidores de fujimori en torno al Aeropuerto Internacional de Lima, donde en principio se esperaba su llegada, el ex presidente fue trasladado en helicóptero a su lugar de detención.

Allí, el ex mandatario permaneceá en una habitación de 15 metros cuadrados sometido al régimen penitenciario llamado Régimen Cerrado Especial que le permite salidas al patio de dos horas diarias, visitas limitadas solo a familiares y abogados, deberá conversar a través de un locutorio y no podrá tener televisión, pero sí acceso a revistas y periódicos.

El Instituto Nacional Penitenciario dispuso que 10 agentes tendrán a su cargo la custodia del ex mandatario, además de los agentes policiales que la policía asigne, y podría comparecer ante la justicia en una sala que el gobierno acondicionará en el mismo lugar de detención para evitar su traslado.

Fujimori, de 69 años, abandonó Perú en noviembre de 2000 en medio de un escándalo de corrupción en su régimen y vivió en Japón durante cinco años al amparo de su doble nacionalidad.

A fines de 2005, el ex mandatario emprendió viaje a Chile, donde residió hasta hoy luego que la Corte Suprema trasandina hiciera lugar a la demanda peruana de extradición por procesos abiertos por corrupción y violación de derechos humanos.

El canciller José Antonio García Belaunde dijo ayer que la embajada de Japón en Perú "no tiene motivos ni razones para intervenir" en los juicios que enfrentará Fujimori, e insistió en que su gobierno "desfujimorizó" la relación biltareal.

También consideró que la extradición "no debería alterar la vida política del país para nada en la medida que se mantenga el tema Fujimori en los canales judiciales. El gobierno no va a hacer de esto un tema político".

Dejá tu comentario