Módena llora y despide los restos de Luciano Pavarotti

Mundo

Los restos mortales del tenor italiano Luciano Pavarotti, fallecido ayer a los 71 años, llegaron a la catedral de su ciudad natal, Módena, donde se le rendirá un último adiós.

El féretro de madera de color claro y rematado con una cruz llegó a la plaza de la catedral donde fue recibido por las autoridades locales, entre ellos el alcalde de la ciudad, Giorgio Pighi y conmovidos ciudadanos que entre lágrimas despidieron al cantante.

También estuvo la esposa del tenor, Nicoletta Mantovani, junto con las tres hijas que tuvo de su primer matrimonio con Adua Veroni.

La capilla ardiente se abrió más de media hora después y cientos de ciudadanos fueron accediendo lentamente por una de las puertas laterales del "Duomo" modenés para rendir así un último homenaje al tenor.

"Los modeneses son gente un poco fría, por eso se les ve tan compuestos, pero han sentido mucho la muerte de este gran tenor", expresó Angelo, un joven de la sureña ciudad de Foggia.



Que Pavarotti fuese un orgullo no sólo para sus conciudadanos sino para todo el país es la opinión que más se oía entre los que esperan la llegada de los restos mortales.

Desde nuestro país, la cantante argentina Mercedes Sosa dijo sentirse "profundamente apenada" por la muerte de Luciano Pavarotti, aunque señaló que el tenor italiano hubiera querido que "le recordaran con alegría".

"La Negra", recordó a Pavarotti como "un caballero" con el que afirmó haber "disfrutado cada trabajo" y que le "honró" haciéndole partícipe de "sus confidencias", expuso Sosa que en abril de 1999 compartió con Pavarotti un concierto en el estadio del club Boca Juniors.

Para Isabel Pantoja, Pavarotti era un hombre "irrepetible que dio clases de todo, no sólo de canto, (sino) de humildad, de señor, de carisma, lo tenía todo", dijo la artista española.

Vida y muerte de un grande

Luciano Pavarotti falleció debido a un cáncer de páncreas en su casa de Módena (norte de Italia), informó su representante, Terry Robson.

El cantante de ópera murió hacia las 5 horas de la mañana en su domicilio ubicado en el sur de esa ciudad de la región de Emilia-Romagna.



La muerte del famoso tenor se conoció pocas horas después de que los medios italianos difundieran en la tarde noche de ayer unas declaraciones de Pavarotti en las que agradecía el Premio Excelencia en la Cultura de Italia que le concedió ayer el Gobierno italiano.

El tenor había sido ingresado por una infección pulmonar el 8 de agosto en el Hospital Policlínico de Módena y salió del mismo el pasado 25 de agosto.

Desde entonces y hasta ayer, un equipo médico le cuidó en su domicilio. Durante el verano del 2006, Pavarotti fue operado de un cáncer de páncreas, lo que le obligó a retirarse de la vida pública.

El pasado 8 de agosto tuvo que ser ingresado de urgencia en el centro oncológico del Policlínico de Módena debido a unas fiebres altas que sufrió mientras se recuperaba en su casa de las colinas de Pésaro (costa adriática italiana).

Según sus familiares y amigos, nunca perdió el buen humor. Ayer, un día después de que el Gobierno italiano le concediese el Premio Excelencia en la Cultura de Italia se hicieron públicas unas declaraciones suyas en las que expresa su agradecimiento por el mismo y recordaba que toda su vida la había dedicado a la "magia del arte".

"El premio me llena de alegría y orgullo, y abraza mi larga carrera, con la que he tenido el privilegio de llevar la cultura italiana por el mundo", dijo Pavarotti, según publicó la prensa local.

Dejá tu comentario