¿Tenés cerebro de derecha o de izquierda?

Mundo

*Ahora resulta que la elección política no se define por principios ideológicos sino que depende del modo de procesar la información que tiene cada cerebro.


  • La orientación política depende del modo de procesar la información que tiene el cerebro.
  • Científicos estadounidenses hicieron un experimento en el que determinaron que “hay dos estilos cognitivos, uno liberal y otro conservador”


La orientación política no se definiría por principios ideológicos sino por el modo en que el cerebro procesa la información dependiendo de la parte que se usa: el lado derecho o el lado izquierdo, según determinó un estudio científico norteamericano.

Científicos de la Universidad de Nueva York y de la de California hicieron un experimento con alumnos universitarios con posturas políticas entre “muy liberales” y “muy conservadores” (entre muy de izquierda y de derecha).

En este estudio se determinó “hay dos estilos cognitivos, uno liberal y otro conservador”. Y se llegó a la conclusión que los liberales toleran la ambigüedad (por lo que aceptan fácilmente nuevas ideas sociales, científicas o religiosas) y el conflicto mejor que los conservadores por la forma en que funciona el cerebro, publicó Clarín.

Estudios anteriores sobre el mismo tema habían determinado que los conservadores eran más estructurados y persistentes en sus juicios mientras que los liberales están más abiertos a las experiencias nuevas. Así que con este nuevo experimento se sumo una nueva característica de estas orientaciones políticas.

Por su parte, el investigador del Instituto de Personalidad e Investigación Social de Berkeley Frank. J Sulloway señaló que los resultados podrían explicar por qué el presidente Bush demostró un compromiso inflexible con la guerra de Irak y por qué algunos percibieron al senador demócrata liberal John Kerry, que compitió con Bush en las elecciones presidenciales de 2004, como un indeciso por cambiar de parecer sobre el conflicto.

El experimento

A los diferentes alumnos se les ordenó pulsar una tecla cuando apareciera una M en el monitor de una computadora y abstenerse de pulsarla cuando vieran una W.

La M apareció con cuatro veces más frecuencia que la W, condicionando a los participantes a pulsar una tecla como en una especie de reflejo rotuliano cada vez que veían una letra.

Cada participante estaba conectado a un electroencefalógrafo que registraba la actividad de la corteza cingulada anterior, la parte del cerebro que detecta los conflictos entre una tendencia habitual (pulsar una tecla) y una respuesta más apropiada (no pulsar la tecla).

Resultado: Los liberales tuvieron más actividad cerebral y cometieron menos errores que los conservadores cuando veían una W, informaron los investigadores. Pero fueron igualmente certeros en reconocer la M.

Dejá tu comentario