Logró fotografiar y grabar la voz del fantasma que la acosa desde hace 13 años

30 de octubre de 2017

Una mujer británica asegura que vive con un espíritu, llamado Malcolm, desde hace más de una década, y que ahora lo ha aceptado como parte de su familia. El supuesto fantasma golpea puertas, rompe fotos y hasta incluso susurra palabras por las noches.

Karen Wakefield, que vive en Manchester, Inglaterra, junto a su hija Madison y su pareja Paul Dawson, de 52 años, asegura que su casa ha estado embrujada durante 13 años con la presencia de un fantasma llamado Malcolm, quien por las noches “golpea puertas, rompe fotos y susurra palabras”.

“Al principio escuchaba ruidos extraños y cuando entraba a la cocina estaban todos los cajones abiertos con todo su contenido en el piso. Una vez sentí un tirón en mi bata pero cuando me di vuelta no había nadie”, señaló.

La mujer, que tiene una conexión con el mundo espiritual desde que es pequeña, contó que desde que se mudó a su actual casa, en 2004, sintió la presencia de una “misteriosa energía”. Intrigada por saber más, Karen invitó a otros “médiums” y jugaron al Ouija (o juego de la copa), donde descubrieron que el espíritu no solo se llamaba Malcolm, sino también que había muerto en 1858.

video malcolm.mp4

“Sé que la gente puede ser muy escéptica con este tipo de cosas, aunque yo misma soy de esas personas que tienen que ver para creer. Pero incluso mis amigos que no creen en los fantasmas dicen que hay una energía definida en la casa”, siguió.

A lo largo de los años Karen logró captar su presencia a través de imágenes donde se ve una misteriosa sombra bajando las escaleras, un rostro en el reflejo de una ventana y lo más extraño de todo, una grabación de 14 segundos donde se puede escuchar su voz (ver video).

malcolm 2.jpg

Karen confesó que hasta el día de hoy que le da miedo quedarse sola en la casa, pero que a su vez ha llegado a aceptar a Malcom como parte de su familia. “Incluso pongo su nombre en las tarjetas que les enviamos a nuestros familiares y amigos”, concluyó.

Temas