Al final no eran los más calificados: el sincericidio del yerno de Aguad

01 de febrero de 2018

Rodrigo de Loredo, que estuvo al frente de Arsat los dos últimos años, admitió que no contaba con ningún tipo de experiencia que justificara su designación y señaló que entre los familiares con cargos "hay más acomodos que excepciones".

Tras el decreto que firmó el presidente Mauricio Macri y que puso límites a la contratación de familiares de los ministros de la Nación en cargos públicos, comenzaron a sucederse una tras otras las renuncias dentro de las distintas dependencias del Estado que eran ocupadas por hermanos, esposas, yernos, nueras y demás familares de miembros del gabinete.

Tal es el caso de Rodrigo de Loredo, yerno del ministro de Defensa de la Nación, Oscar Aguad y que había sido desinado, apenas asumió el gobierno de Cambiemos en diciembre de 2015, como presidente de Arsat.

De Loredo presentó su renuncia y desarmó los argumentos que hasta el momento el oficialismo había esgrimido para justificar los evidentes casos de nepotismo en el Estado. En declaraciones radiales el ahora ex funcionario admitió: "No tenía ningún tipo de experiencia en materia de ingeniería de telecomunicaciones o vinculada a una empresa de telecomunicaciones".

De Loredo estuvo durante los dos últimos años a cargo de la empresa estatal de operación y comercialización de las posiciones geoestacionarias del país sin contar con ningún tipo de experiencia en la materia.

"En las designaciones de familiares hay más acomodos que excepciones" admitió y agregó "habrá excepciones, habrá justos que paguen por pecadores, algunos dicen que puede ser ese mi caso".

Temas