Una nueva profesión se impone en la tele: trabajar de panelista

12 de septiembre de 2007


  • La televisión generó una nueva profesión en el mercado laboral: el panelista.
  • minutouno.com te cuenta cuáles son sus características y quiénes son sus máximos representantes.

Están en todos los programas. Opinan, juegan a discutir, y siempre tienen algo para decir sobre todos los temas. No son filósofos ni sofistas, se trata de los nuevos profesionales de la televisión: los panelistas.

La gran mayoría de programas les da un lugar de vital importancia y, cuando pueden, toman un protagonismo tan efímero como efectivo. Es que ser panelista está de moda en la pantalla chica, y todos aquellos que quieren ganar fama se aventuran a serlo.


 


Hoy en día, desde el“Gen Argentino” (el nuevo programa de Mario Pergolini) hasta los reality shows tienen los suyos. Inclusive en Gran Hermano 5 se abrió un concurso en el que invitan al público a ser panelista por un día.

Hay una tendencia a no buscar contenidos, y a contratar gente sin mucha profundidad”, explica a minutouno.com el periodista Luis Ventura. “Los panelistas bajan línea, editorializan y están atornillados a sus asientos. Es gente que no sabe hablar, que no sabe lo que es un verbo, sujeto y predicado”, dice.

“A mí, panelista me suena a mueble, a alguien que está como figurita decorativa. En la tele estoy cansado de escuchar gente que ni agrega ni quita nada a lo que se puede decir sobre los temas que se tratan”, agrega.

Según Ventura, se los contrata para “llenar espacios”. Y realiza una ingeniosa analogía: “Es como llenar una casa con a cuadritos para q no se vean los agujeritos”.

Además, para el periodista de “Intrusos en el espectáculo” la búsqueda de la fama rápida los lleva a estar en pantalla a cualquier precio. “Algunos se tiran en palomita con tal de aparecer en cualquier huevada para intentar ser distinto. Hablan desde un conocimiento total, bajan una línea definitiva, y no informan”, expresa.

“Muchas veces dan vueltas, pero no rematan nunca una información. Tocan de oído. Hay una cantidad importante de gente que fue forzada a ser panelista para avalar padrinazgos, para cumplir el rol de amante de turno o para que el hijo de poderoso haga sus primeras armas en el medio”, concluye.

Algunos de los exponentes más reconocidos de esta nueva profesión son:

Jorge Lafauci
"Yo amo a la TV"
"Bendita TV"
"Zap"
(con la conducción de Marcelo Polino)
"Bailando por un sueño" (ya como jurado)

Gisella Marziotta


"Medios locos" (en Canal7)


"Hechiceras"


"Indomables"


"Circo Criollo" (el programa de Nicolás Repetto)


 


Marina Calabró:
“Hechiceras” (1997)


"Impacto a las 12", con Mauro Viale (presenció en platea preferencial la histórica pelea del periodista con el matarife Alberto Samid)
"Yo amo a la TV"



Guillermo Pardini
"Yo amo a la TV" (1993)
"Duro de domar / Indomables" (único panelista que sobrevivió desde el comienzo del formato)

Lola Cordero
"Bendita TV"
"Gran Hermano: el debate"


 


Claudio Pérez


"Indomables"


"RSM" ("El resumen de los medios"), con la conducción de Mariana Fabbiani



Analía Franchín
"Intrusos en el espectáculo"
"Bendita TV"



También, se podían anotar el “Teto” Marcelo Medina ("Convicciones", "Indiscreciones"), la inefable Valeria Schapira ("Acoso textual", "El diario de Carmen"), y una serie de personajes ignotos que se anotan para participar de cuanto programa pueden. Es que, al parecer, para ejercer como “panelista” el único requisito es poder opinar frente a cámara.