Mauricio Espinosa, ¿el línea que pidió Boca para la Superfinal de la Libertadores?

22 de noviembre de 2018

Fue Espinosa el que no le cobró el gol a Lampard contra Alemania en 2010 cuando la pelota había ingresado medio metro. Tal fue la polémica que la FIFA no tuvo opción más que empezar a trabajar con el VAR.

Cuentan los que lo frecuentaban que Julio Grondona en sus últimos años ante los pedidos de árbitros respondía: "¿Para qué me pedís un árbitro si te puedo poner los jueces de línea?".

Si, Grondona había perfeccionado el arte de acomodar partidos para dejar de depender de árbitros conocidos -y señalados- por todos para apoyarse en perfectos desconocidos que levantasen la banderita en el momento justo para invalidar una jugada.

Todo eso pasó porque el periodismo supo señalar situaciones grotescas. Tan visible era todo que cada vez que Mauricio Macri necesitaba un resultado, la Conmebol designaba dos árbitros: Amarilla y Larrionda.

Si nos detenemos en Larrionda se da una situación ya tragicómica: el equipo al que más dirigió en toda su carrera local e internacional es... Boca Juniors. Aunque suene insólito, dirigió 15 veces a Boca. ¿Pero no dirigió más a Peñarol en el torneo uruguayo? No, a Peñarol lo dirigió 9 veces en toda su carrera.

Recordemos que lo de Larrionda era tan evidente que hasta hizo volver atrás una jugada terminada en gol contra Abbondanzieri por un offside inexistente (ver nota).

Preguntarán ustedes qué tiene que ver Larrionda con la final del sábado, no? Muy simple.

Según informa Política en River, Larrionda desde 2010 es el Presidente de la Asociación Uruguaya de Árbitros de Fútbol (AUDAF) y un fiel alfil de Macri en la Comisión de Árbitros de Conmebol, quien estuvo presente en la cabina del VAR del polémico partido Lanús vs River (ver nota).

Hace unos días, cuentan fuentes allegadas a Conmebol, Larrionda recibió la orden desde Buenos Aires de impulsar al viejo amigo de Mauricio, Mauricio Espinosa, como juez de línea de la terna uruguaya.

Espinosa es tan pero tan malo, que hace un mes el vicepresidente de Nacional de Uruguay lo cruzó en Twitter y el prestigioso diario El Observador hizo una crónica sobre sus errores. Y no estamos hablando de una crónica de errores de un árbitro sino de un juez de línea.

Lo interesante del caso es que este línea no solo es uno de los uruguayos que secundaban a Larrionda cada vez que Boca necesitaba un resultado sino que es el motivo por el cual la FIFA implementó el VAR en los mundiales. Fue Espinosa el que no le cobró el gol a Lampard contra Alemania en 2010 cuando la pelota había ingresado medio metro. Tal fue la polémica que la FIFA no tuvo opción más que empezar a trabajar con la tecnología.

Y si algo faltaba a todo esto, el sábado será el último partido del juez de línea. Espinosa se retira por lo que cualquier favor al Equipo del Poder no tendrá consecuencias en su carrera arbitral.

Codesal también se retiró en la final de 1990...

Temas