-

-

-

Los empleados de "La Nirva" quieren abrirla como cooperativa

Por: Alejandra Malem
28 de abril de 2020

Llegan a todos los públicos tanto con el popular alfajor "Grandote" como con el premium "La Recoleta", no bajaron las ventas, pero sus dueños no pagan sueldos.

Los empleados de la empresa que fabrica los populares alfajores “Grandote", ubicada en Lomas de Mirador, reclaman que regularice el pago de seis meses de sueldo adeudados y solicitan ser recibidos por autoridades del Municipio de La Matanza para instrumentar mecanismos con los que la empresa pase a ser regenteada por sus trabajadores como cooperativa.

La Nirva

Tabajadores de una de las empresas de alimentos más importantes de La Matanza pide que los dejen conformar una cooperativa

Nosotros luego de que salió el informe en C5N, recibimos un pago de $4.100, cuando nos adeudan casi siete meses de sueldo. Esta situación es insostenible” sostuvo a minutouno.com, Marcelo Cáceres delegado de los trabadores.

Hoy hicimos una asamblea con los compañeros y compañeras, ya que la mayoría son mujeres y jefas de hogar y acordamos pedir al intendente Fernando Espinoza, que nos atienda para hacerle conocer nuestra situación”.

Somos 65 familias que desde hace más de seis meses no cobramos. Estamos pasando la cuarentena sin dinero. Incluso antes de que se decrete la cuarentena obligatoria, un representante legal de La Nirva se comprometió ante el Ministerio de Trabajo a entregarnos a cada trabajador la suma de $10 mil pesos a cada uno y $25 mil la semana siguiente, pero esto no pasó", aclaró.

Antes de la pandemia, en 2019 había parado la producción sin ninguna excusa económica, ya que las ventas se mantenían.

"Incluso fuimos estafados con cheques de 90 a 60 días y ninguno se hace cargo de que la cuenta estaba sin fondos. Los trabajadores fuimos a trabajar gratis siendo engañados. Incluso no podemos exigir nada al Estado porque en ANSES aparece que nos pagan arriba de $80.000 pesos”, dijo Cáceres.

La Nirva cambió de dueños el año pasado y el nuevo titular decidió que desde el 1 de octubre de 2019 se suspenda la producción. A partir de ese momento, la empresa comenzó un conflicto.

Hoy estamos sin trabajo, nadie está cobrando nada, ni siquiera los agentes de seguridad a los que también les deben sueldos. Queremos llegar a conformar una cooperativa a ver si podemos recuperar nuestras fuentes laborales y seguir teniendo un ingreso”, finalizó el delegado.