-

-

Cañuelas: atropelló y mató a un chico de 16 años que estaba cazando liebres para comer

25 de mayo de 2020

Sólo con sus perros galgos, tres chicos fueron a un campo buscando alimento. Un productor agropecuario pasó por encima de uno con una lujosa camioneta.

Un adolescente de 16 años fue a cazar liebres para alimentarse junto a sus dos hermanos en un campo de la localidad bonaerense de Cañuelas fue asesinado por el dueño del predio. Los tres jóvenes habían entrado a una propiedad en el kilómetro 72,5 de la ruta 205, cerca del paraje El Taladro, cuando de lejos vieron acercarse una camioneta 4x4 negra.

Creyeron que el estanciero se iba a detener para advertirles que se fueran, pero nunca frenó su marcha y, según la acusación, el hombre aceleró y fue directo contra ellos. Los dos hermanos de la víctima, identificada como Alex, se corrieron del camino, pero él "tropezó con el perro y cayó al piso, y la camioneta lo pasó por encima", contó Soledad, otra hermana del chico asesinado a InfoCañuelas.

El conductor, lejos de preocuparse por el hecho, los increpó: "Les dijo que agarraran el cuerpo y se fueran".

Cañuelas - Asesinato - Policía - Policiales

"Cuando estábamos en el piso llorando a mi hermano, nos miraba como si nada. Y a mi tía le dijo que eso había pasado por querer robar, pero eso es mentira, no tenían armas ni cuchillo ni nada. No había nada para robarse en ese campo, que es todo pasto", remarcó la joven.

Los tres hermanos estaban desarmados y sólo tenían perros galgos, que permanecieron junto al cuerpo de la víctima hasta que se lo llevaron.

El propietario del campo fue identificado como Rodolfo Sánchez, un productor agropecuario de 67 años que ahora se encuentra detenido por el delito de "homicidio simple", en una investigación que lleva adelante la Fiscalía número 2 de Cañuelas, a cargo de Norma Pippo.

Según los resultados de la autopsia practicada al cuerpo de Alex se encontró un gran hematoma en el lado izquierdo de su abdomen y una mancha morada que le llegaba al estómago. En la parte trasera del cráneo había una lesión en perfecta línea recta, una hendidura, con otra herida en la frente, profunda.

Al analizar la ropa que llevaba el menor, un jogging gris, se halló la huella de la cubierta de la Dodge Ram con la que el estanciero Sánchez lo había atropellado y matado, como indicaron los relatos de testigos.