-

Una embarazada de mellizos tuvo que dormir en la ruta porque no la dejaron entrar a Mar del Plata

01 de septiembre de 2020

La mujer viajaba con su pareja y tenía permiso de circulación, pero como les faltaba un papel, no les permitieron pasar y tuvo que pasar la noche en el auto.

Una mujer embarazada de mellizos y su pareja viajaron desde Capital a Mar del Plata pero fueron retenidos en uno de los controles ubicados en la Ruta 2. Pese a contar con el permiso de circulación, no les permitieron ingresar y pasaron la noche en la autovía.

El hecho ocurrió el sábado por la noche y según aseguró el hombre, que conducía el auto, habían tramitado el permiso necesario y ambos se habían realizado el hisopado para descartar que tuviesen COVID-19, que había dado negativo.

Frente a las bajas temperaturas que hubo durante esta madrugada en la zona–cercanas a los cero grados- familiares de la pareja se acercaron hasta el retén y les acercaron café caliente y unas frazadas, que les permitieron pasar la noche en el auto, con el motor encendido para tener calefacción.

Según publicó el portal 0223, el hombre es marplatense, pero hace 4 años se radicó en la ciudad de Buenos Aires por cuestiones laborales. Con el inicio de la pandemia, su trabajo se vio impedido y quiso regresar a su ciudad natal para esperar el nacimiento de sus hijos mellizos.

Embed

“El domingo al mediodía me llaman desde el Municipio y me dicen que ya estaba aprobado el permiso y que esa misma tarde recibiría un mail con la confirmación. Al no llegarme el correo, pensaba corroborarlo en Mar del Plata. Pero cuando estaba a la altura de Aquasol, a las 21.30 del domingo, un retén no nos dejó pasar”, relató.

Pese a que les aseguró a los agentes que contaba con un domicilio con contrato de alquiler, que los hisopados de ambos eran negativos para coronavirus; que tenía un contrato laboral y que debían asistir a un turno de obstetricia en el Hospital Privado de Comunidad, no hubo caso y debieron esperar hasta las primeras horas del lunes cuando llegó la confirmación y se les permitió el acceso.

“No encontraban el permiso mío en ningún lado. Les decía que mi esposa está embarazada de 4 meses de mellizos y que es un embarazo de riesgo, pero siempre, de manera muy amable, me daban negativas”, relató.

Temas