-

-

La Ciudad irá por la apertura de terrazas de bares y clases en calles y parques

Por: Rosalía Costantino
17 de septiembre de 2020

El gobierno porteño buscará consolidar todo lo que hoy está abierto en Capital Federal durante los próximos quince días a la espera de una baja en la curva de contagios de coronavirus.

Desde el 31 de marzo a la fecha, los contagios en la ciudad de Buenos Aires se mantuvieron entre los 1300 y 1000, con dos días de 1400 infectados y anoche que se logró el número más bajo para un día de semana: 813 casos. El dato ¿es alentador?

"La verdad es un 'tenemos que esperar a que se consolide la baja por algunos días/semana más'", subrayaron a minutouno.com voceros de la cartera sanitaria que conduce Fernán Quirós. Según el ministro de Salud porteño, "estamos en una meseta alta de entre 1.100 y 1.300 casos que lleva ya 9 semanas enteras".

Frente a este panorama y luego de que el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, dijera días atrás que le iba a pedir a la Ciudad "que sea solidaria" y dejara de "avanzar en aperturas" porque la zona AMBA sigue siendo la de mayor riesgo, desde el gobierno porteño confiaron a este portal que no plantearán grandes cambios para l a próxima etapa de la cuarentena, la número 12.

Por ahora, los gimnasios deberán seguir esperando para levantar sus persianas, que las mantienen cerradas de forma ininterrumpida desde el 20 de marzo cuando el presidente Alberto Fernández decretó el aislamiento social y obligatorio para todo el país.

Tampoco abrirán los shoopings, que ya tienen todo hablado con las autoridades porteñas desde hace semanas y ya se fijó el protocolo para la apertura, pero la fecha de reinicio de las actividades seguirá en espera.

"Todavía se está evaluando. Los shoppings son ámbitos cerrados y la idea es que se estabilicen un poco más los casos y descienda la curva de contagios", explicaron desde el entorno del ministerio de Desarrollo Económico de la Ciudad, José Luis Giusti.

La propuesta que le llevará el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, al Presidente en la reunión en la Quinta de Olivos será "consolidar todo lo que ya está abierto" y avanzar en sólo dos reclamos: la habilitaciones de terrazas y patios de los bares y restaurantes que vetó Alberto Fernández en el último anuncio de la Ciudad, así como el plan de las clases presenciales en espacios públicos que diagramó la ministra Soledad Acuña.

"Esperamos que los más de 6.000 locales gastronómicos tengan la oportunidad de atender con mozos", confiaron a este portal voceros la cartera que conduce Giusti.

Los locales de tatuajes tampoco podrán abrir, y deberán seguir esperando el Jardín Botánico, el Jardín japonés, las escuelas de conducción, los autocines y las reuniones de hasta 10 personas en hogares, todas actividades pautados para las fases 3 y 4 que había planificado la Ciudad de un esquema de 6 en total para la vuelta a la nueva "normalidad".