07 de diciembre de 2020

Una encuesta realizada por la UBA arrojó llamativos resultados sobre las creencias, fantasías e imaginarios con respecto a temas trascendentes.

Una encuesta realizada sobre las creencias, fantasías e imaginarios existenciales y personales reflejó las respuestas de los argentinos en cuanto a temas trascendentes como Dios, la muerte y el origen del universo.

Casi la mitad de las personas encuestadas se manifestó como creyente (47.5%). En contraposición, quienes se definen como ateos representan una minoría que asciende a 16.8%.

El caso de quienes se definen como agnósticos (18.8%) amerita una sutiliza interpretativa: en alguna medida esos porcentajes podrían también incluir a alguna porción de quienes prefieren definir su fe en términos de tensión entre razón y sentimiento (14.3%)

En efecto, en algún sentido y medida, dicha tensión podría representar un caso particular de duda agnóstica, según el relevamiento realizado por el Observatorio de Psicología Social Aplicada de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

En línea con las respuestas sobre la creencia, definieron qué es Dios y cuál es su naturaleza: el 33% lo calificó como “una energía o fuerza universal impersonal”; el 29% como “un ser superior personal que nos conoce, nos juzga y nos ama”; y el 29,1% como solo una idea humana creada para dar sentido a la existencia”.

Hubo poca incidencia de la noción de “una inteligencia superior impersonal”, lo que sugiere, según la encuesta, la dificultad cognitiva para concebir una inteligencia sin pensarla simultáneamente en términos de un agente personal.

¿Cómo se creó el universo?

Entre las creencias sobre el origen del universo, resaltan la idea de una cosmogénesis determinada por “fuerzas físicas que carecen de un propósito definido”, prevalece respecto “la voluntad de un ser superior personal”.

Muy pocos creen que el universo fue creado por “una inteligencia o fuerza superior impersonal”.

encuesta uba universo.jpg

Las creencias sobre el origen de la vida muestran un patrón similar al de las creencias sobre el origen del universo. En efecto, las fuerzas físicas con o sin propósitos prevalecen sobre la idea de un creador personal. Por último, la referencia a fuerzas extraterrestres resulta muy minoritaria.

encuesta uba vida.jpg

La muerte: qué ocurre después

Entre las respuestas sobre el destino humano después de la muerte, la idea de “acceder a otro plano de consciencia” corre pareja con la de que “morimos y no ocurre nada más”.

La concepción religiosa sobre el cielo o infierno acorde con las acciones en esta vida, apenas se ubica en un tercer lugar.

Por último, las concepciones sobre reencarnaciones en humanos o extrahumanos, si se las suma, se equiparan en frecuencia a la idea del destino celestial o infernal.

¿Los argentinos quisieran ser inmortales? Más de la mitad de los encuestados (58,8%) respondió que, en caso de que la ciencia desarrollara un método que permita detener el envejecimiento, alcanzar la inmortalidad y mejorar la calidad de vida, optarían por no ser inmortales.

encuesta uba inmortal.jpg

Temas