-

-

Claromecó: acusan a dos rugbiers de desfigurar a un joven en una fiesta clandestina

28 de diciembre de 2020

Felipe Di Francesco quedó con doble fractura de tabique y cuatros dientes rotos tras el ataque.

Un estudiante de 23 años fue agredido por dos presuntos rugbiers en una fiesta clandestina en Claromecó y sufrió doble fractura de tabique, un corte en la cara, un traumatismo en el ojo y le quedaron cuatro dientes rotos.

Según informa el diario tresarroyense La Voz del Pueblo, el ataque a Felipe Di Francesco fue al final de una fiesta en la playa Segundo Salto de Claromecó durante la madrugada de este domingo, cuando la víctima estaba recogiendo los residuos del encuentro.

“Estaban en la fiesta, cuando se empieza a ir la gente, ellos juntan la mugre que hay en la playa y vinieron estos pibes, borrachos, agarraron la caja en la que juntaron la basura y la tiraron al fuego (de una fogata). Entonces mi hijo mayor le dice ‘no hagas eso, porque nosotros nos llevamos la basura’ y ahí le dicen ‘¿pero vos quién sos para decirme?’ y fueron y le pegaron al hermano. No hubo ninguna discusión, nada, pero le pegaron al otro que no tenía nada que ver”, denunció el padre del agredido, Guillermo Di Francesco.

denuncia rugbiers claromeco2.jpg
La denuncia contra los presuntos rugbiers

La denuncia contra los presuntos rugbiers

Los atacantes fueron identificados como Lucio e Ignacio Cozzi, ambos de unos 30 años, quienes serían miembros del equipo de La Plata Rugby Club.

"Son rugbiers. Cuando vivían acá (por Tres Arroyos) jugaban en el Club Cazadores y ahora que viven en La Plata juegan en La Plata Rugby Club. Me gustaría que esto llegue allá para que los echen", sostuvo el padre del agredido.

Di Francesco fue trasladado al hospital de Claromecó y posteriormente a la clínica Hispano, donde las radiografías arrojaron que tiene doble fractura de tabique, cuatro dientes rotos, un corte en la cara y un traumatismo en el ojo.

"No quedaba mucha gente y a Felipe lo agarraron cuando fue a buscar la camioneta. Pegaron un grito, mi hermano se dio vuelta y le pegaron dos piñas y lo tiraron al piso. Son dos desquiciados, mi hermano tiene 23 años, es un pibe, y estos locos, tienen más de 30 años, tendrían que estar con su familia, y andan haciendo quilombo en fiestas clandestinas”, concluyó indignado Ramiro Di Francesco.

Temas