-

-

"Perdí mi embarazo y pensé que Dios me había castigado": Gladys González y una fuerte revelación

29 de diciembre de 2020

La senadora de Juntos por el Cambio votó a favor del aborto legal y relató una experiencia personal ocurrida días después de la votación de 2018.

Muy emocionada, la senadora de Juntos por el Cambio, Gladys González, contó una experiencia personal ocurrida después de la votación del 2018, y ratificó su voto a favor del proyecto de aborto legal.

“En agosto del 2018 estaba embarazada de mi cuarto embarazo. Antes, durante y después de aquel debate, recibimos insultos y amenazas. Recibí mensajes muy dolorosos de algunos de mis hermanos cristianos, que decían que rezaban para que me vaya al infierno y que dios me iba a castigar. Perdí mi embarazo y por un instante pensé que Dios me había castigado por votar a favor de la legalización del aborto”, reveló González.

SDORA. GLADYS GONZÁLEZ - SESIÓN ESPECIAL IVE 29-12-20

La senadora recordó que se “refugió en la oración” y entendió que su perdida tuvo que ver con mi edad. “Pero entendí que el Dios en el que creo no es un Dios que castiga sino un Dios que ama, que es amor, compasión y esperanza”, completó la legisladora.

"¿Ustedes realmente creen que es cristiano condenar a las mujeres que deciden interrumpir un embarazo? Yo no lo creo y no quiero criminalizar a mujeres que siempre están desesperadas, llenas de dudas y de tristeza, cada vez que deciden interrumpir un embarazo", señaló la senadora.

En este marco, González le pidió “una autocrítica” a la Iglesia sobre por qué las mujeres católicas abortan y se alejan de la religión y agregó: “De ninguna manera podemos imponer nuestra moralidad católica a todo el pueblo argentino y mucho menos cuando hemos fallado con nuestro propio precepto. Hemos llegado tarde en entender la importancia de la educación sexual y la importancia de los anticonceptivos. Hemos fallado porque no hemos salvado a ninguna mujer ni a ninguna vida”.

De igual manera, la senadora de Juntos por el Cambio consideró que “el Estado tiene que proteger a las mujeres vulnerables de forma equitativa”, y amplió: “Se trata de la desigualdad y de hipocresía. Pude elegir para mí, y mis hijas pueden hacerlo para ellas. Pero la mayoría en este país, no tiene las mismas posibilidades".

“Tenemos que hacernos cargo como Estado que llega tarde, como Iglesia que llega tarde. Puertas abiertas para que no muera ni una mujer más, para así salvar las dos vidas”, insistió Gladys González.

Sobre el final de su exposición, la senadora remarcó que “ahora el Estado debe hacerse cargo y evitar que las mujeres mueran”, e indicó: “El aborto clandestino es un negocio que apenas le interesa salvar una vida. La clandestinidad mata, no salva ninguna vida, como está comprobado que esta ley no obliga a nadie a abortar”.

“El Dios en el que creo es sinónimo de amor y compasión, y el Estado debe responder con un sistema de salud equitativo, con amor y compasión, solo así tendremos una oportunidad de salvar las dos vidas. Que sea ley”, concluyó González.