Se enfría el acuerdo entre De Narváez y Mauricio Macri

Política

No dispuesto a apoyar una candidatura presidencial del jefe de Gobierno porteño, al "Colorado" le cierran las puertas en el PRO. La necesidad de renovar su bancada.

El acuerdo entre Francisco de Narváez y Mauricio Macri para las legislativas del año próximo se enfría. El motivo es que el "Colorado" no acepta la condición de apoyar, de entrada, una candidatura presidencial del jefe de Gobierno porteño, por lo que en el PRO descartan sumarle su infraestructura partidaria al dirigente del PJ disidente.

El problema es que a De Narváez lo apremian los tiempos. Se le vence su mandato en el Congreso y busca renovarlo. Macri fue su principal socio en la victoria bonaerense en 2009, junto a parte del peronismo anti K (como Felipe Solá), pero luego la relación se deterioró y el espacio se fracturó.

En el plano electoral, el colombiano no sumó los votos que esperaba en el 2011, cuando alcanzó los 15,85 puntos en la Provincia como candidato a Gobernador por UDESO, contra los 34,58 puntos que había obtenido sólo dos años antes, cuando fue elegido como diputado nacional en territorio bonaerense, con la fórmula Unión PRO.

      Embed

Si bien ahora retomó el diálogo perdido en 2011 con el macrismo, el diputado no está dispuesto, por el momento, a blanquear un respaldo incondicional a la candidatura presidencial de Macri. Por ese motivo, si las cosas siguen igual, el peronista no podrá replicar la sociedad que lo llevó al triunfo hace tres años.

"La condición que pone el Colorado es inaceptable e innegociable. El Colorado no quiere apoyar la candidatura presidencial de Mauricio. Pero está liquidado. Si se suma a nosotros, lo podemos potenciar. Para nosotros es ganancia cero. Así que si no apoya la candidatura, no va a tener lugar", dijo un importante funcionario macrista a minutouno.com.

Y agregó: "Él está negociando como si fuera el De Narváez de 2009, cuando estaba en alza, pero hoy no tiene nada". Efectivamente, el diputado ha perdido dirigentes. Estructura propia nunca tuvo, con lo cual, en la lógica política, no tiene qué ofrecerle al macrismo, sólo su imagen.

Si Gabriela Michetti no se postula como primera candidata en la provincia de Buenos Aires (en una escala previa a una posible postulación por la Gobernación en 2015), De Narváez sólo podría sumar su apellido a la lista del PRO, para darle más votos. Pero es todo.

Cerca de De Narváez reconocen también que se enfrió el diálogo. "No es tiempo electoral para nosotros, por ahora no hay nada", confió un colaborador cercano. Sin embargo, admitió que el diputado tiene diálogo "con todo lo que sea anti K" y que de haber un acuerdo, será con esos sectores.

De Narváez participó esta semana de una cena con sus pares del peronismo disidente en la Casa de Córdoba. El anfitrión fue José Manuel de la Sota, otro que busca ser candidato a presidente. El Colorado también tiene diálogo con Daniel Scioli, aunque el acercamiento hacia el gobernador bonaerense está sujeto a que el mandatario rompa con el kirchnerismo, algo que ningún analista ve posible.

Acorralado, entonces, De Narváez saldrá a buscar el acuerdo que más lo beneficie y que le permita seguir en el Congreso, para mantenerse en la primera fila de la política.

Dejá tu comentario