Plan económico plurianual: hubo "avances" con el FMI y se presentará el proyecto

Política

El equipo técnico que viajó a Washington regresa este sábado con acuerdo con el staff del Fondo sobre las metas para el desarrollo económico para los próximos años.

Un primer paso hacia el entendimiento final con el Fondo Monetario Internacional para renegociar el pago de los 45.000 millones de dólares es consensuar con el FMI el nivel de crecimiento económico, déficit fiscal y cómo financiar ese déficit fiscal por los próximos años en la Argentina. Y ese primer round terminó con "avances" de cara a la presentación en el Congreso del plan económico plurianual.

Así lo confirmaron a minutouno.com fuentes oficiales vinculadas con las negociaciones con el FMI. Este sábado regresará al país el equipo técnico representado por la Argentina con funcionarios del Ministerio de Economía y del Banco Central, que negoció durante una semana con el staff del Fondo para pulir las metas económicas a largo plazo, que garanticen el pago de la deuda.

La discusión central gira entorno al nivel de crecimiento. El ministro de Economía, Martín Guzmán, plantea una expansión del PBI para 2022 del 4%, mientras que el organismo multilateral sostiene que la Argentina crecerá entorno al 2,5%. En rigor, busca moderar el ritmo de crecimiento de la economía porque cada vez que se crece significativamente, se demandan importaciones de bienes de capital e insumo, lo que deriva en restricción externa ante la escasez de dólares suficientes del agro para abastecer a la industria, a las empresas que giran dividendos, a los ahorristas, a los gastos por turismo, por las compras con tarjeta en el exterior, y al pago de deuda de los privados.

El FMI busca un nivel de crecimiento que contemple el equilibrio entre el ingreso de dólares por las exportaciones- el 58% son de productos agropecuarios-, la demanda interna y, a la vez, que quede salgo saldo para acuñar reservas con el fin de pagar la fenomenal deuda tomada por el gobierno de Mauricio Macri con el FMI a partir de 2026, además del resto de los acreedores privados.

Todo en un contexto con el 40% de argentinos pobres, pérdida del poder adquisitivo, alta informalidad y elevado nivel de inflación, que no cesa y erosiona los salarios. Este panorama genera las grietas en el interior del Gobierno. El kirchnerismo se resiste a firmar un "ajuste encubierto" que implica menor crecimiento que el que realmente puede llegar a tener el próximo año el país, y una fuerte reducción del déficit primario, que hará que la salida de la pobreza sea más lenta.

Incluso lo advirtió la UCA esta semana. "Se necesita crecer hasta 2030 por lo menos un 4% por año para crear empleo y lograr reducir la pobreza a los niveles de 2011 (25%) a la par de estabilizar los precios", dijo el titular del Observatorio de la Deuda Social, Agustín Salvia.

La diferencia en el ritmo de crecimiento marca la evolución de todas las demás variables, como déficit fiscal, cómo financiar ese déficit y la disponibilidad de reservas para cumplir los compromisos con los acreedores privados y los organismos multilaterales: FMI, Club de París, BID, entre otros.

Fuentes oficiales estimaron que el plan económico plurianual se presentaría ante el Congreso en la semana del 20 de diciembre. El compromiso del presidente Alberto Fernández es lograr que la oposición acompañe el programa macroeconómico, que será luego la base para sellar el acuerdo final con el FMI ya el próximo año. Marzo 2022 es la fecha clave: hay que pagar vencimientos al propio Fondo y al Club de París, que había dado el "tiempo ventana" hasta ese mes para concretar la cancelación de 2.500 millones de dólares que debían abonarse en 2021.

Embed

Dejá tu comentario