Frigerio pide bajar los decibeles

Política

El exministro del Interior del gobierno de Mauricio Macri marcó que no quiere que JxC se convierta en un espejo del kirchnerismo.

El diputado nacional de Juntos por Entre Ríos Rogelio Frigerio manifestó este jueves su preocupación por el nivel de agresión de la interna en Juntos por el Cambio. “Terminamos siendo un espejo del kirchnerismo y nosotros tenemos que ser todo lo contrario”, afirmó.

Además, el diputado marcó la necesidad de bajar los niveles de confrontación "porque no le hacen nada bien al país".

Las frases más importantes del referente de Juntos por el Cambio

  • Veo con enorme preocupación lo que pasa en nuestra coalición, en Juntos por el Cambio, porque terminamos siendo un espejo del kirchnerismo, y nosotros tenemos que ser todo lo contrario.
  • Lo que le puede dar un poco de tranquilidad a la gente, en este momento de tanta incertidumbre y angustia, es ver que hay una oposición que se para distinto, que no cometemos los mismos errores y que no estamos todo el día pasándonos facturas y chicanas entre nosotros, sino que estamos trabajando todos juntos para construir una propuesta superadora de todo lo que está pasando, no solo de este desastre que vive la Argentina hoy, sino incluso superadora de nuestra propia experiencia como gobierno.
  • Creo que la ciudadanía nos quiere ver trabajando en una propuesta de desarrollo, de transformación, y no peleándonos entre nosotros. Como decía mi abuela: para pelearse hacen falta dos. Si uno agrede, el otro no tiene que verse obligado a responder siempre, o no lo tiene que hacer públicamente. Los trapos sucios se tienen que lavar en casa. Y las denuncias no tienen que ser mediáticas, se tienen que hacer en la Justicia con las pruebas correspondientes. Acá estamos haciendo una manifestación pública de cuestiones que no tendrían que trascender porque la gente no aguanta más. No aguanta, en esta situación tan difícil, que la oposición se comporte de alguna manera como el oficialismo. Tenemos que estar más unidos que nunca.
  • En la calle, me dicen permanentemente: “Pediles que no se peleen”. Fijate que la gente está desesperada porque no llega con el sueldo a la semana que viene, no puede comprar ni un par de zapatillas para un hijo o, menos aún, puede arreglar algo en la casa que se rompe, y además de soportar todo esto tiene que aguantar que la coalición opositora, que es donde deposita la última esperanza que le queda, en lugar de estar concentrados en lo que le pasa a la gente, está concentrada en lo que nos pasa a nosotros, los políticos. No tiene que ser así.
  • Hago un llamado a bajar los niveles de agresión, a mostrarnos unidos, como nuestro electorado nos quiere ver, y a trabajar en lo único que nos tiene que realmente amalgamar y unir, que es un plan para cambiarles la vida a los argentinos, que la están pasando muy mal.
  • Tenemos las PASO por delante que son ordenadoras para esta situación. Que sea la gente, en el momento que corresponda, la que elija quiénes de nosotros están mejor preparados o representan mejor nuestras ideas y nuestros valores. Pero si hoy estamos priorizando intereses personales o partidarios, estamos poniendo el carro delante del caballo, y así no anda la cosa. Hoy tenemos que estar más cerca de los vecinos que nunca, conteniéndolos, evitando que se sigan yendo jóvenes del país porque no sienten que tienen acá un futuro.
  • No arrancó ni siquiera el calendario electoral, no podemos concentrar nuestra atención y nuestra energía solamente en el tema de candidaturas o de quién lidera la oposición.
  • Después de la derrota del ‘19 es lógico que haya por ahora un liderazgo más horizontal, que haya varios dirigentes que pretendan liderar y que la militancia también considere que dentro de esta gran coalición haya distintos liderazgos, pero ese no tiene que ser el centro de nuestra atención. Tenemos que canalizar nuestra energía en prepararnos para gobernar. No hay margen para la improvisación.

Dejá tu comentario