Sin la prohibición a barrios privados, el oficialismo porteño aprobó la ley de Catastro

Política

El oficialismo porteño aprobó hoy en la Legislatura el proyecto de Horacio Rodríguez Larreta para modificar la ley de Catastro de la Ciudad, que regula la ubicación y la extensión de los inmuebles edificados y baldíos, aunque no accedió a incorporar al texto de la norma la prohibición para la radicación de barrios cerrados, como lo reclamó el arco opositor.

La iniciativa obtuvo 36 votos positivos de los bloques Vamos Juntos -que reúne al PRO, la Coalición Cívica y Confianza Pública- Socialista y el de UCR-Evolución, en tanto que recibió 20 sufragios en contra del Frente de Todos y las bancadas de la Izquierda durante la sesión ordinaria.

Puntualmente, quedó sancionada una serie de cambios a la ley de Catastro 3999, que fueron promovidos desde la administración porteña para "actualizar disposiciones que han quedado obsoletas con los avances tecnológicos, los nuevos procedimientos y necesidades de la Ciudad".

La iniciativa fue presentada el 3 de junio pasado y durante el debate en la Comisión de Planeamiento Urbano, los legisladores de la oposición advirtieron sobre la inclusión de las figuras "conjuntos inmobiliarios" y "propiedad horizontal especial", lo que, a su entender, abría la posibilidad, a futuro, de habilitar los barrios con perímetro cerrado.

En consecuencia, la bancada oficialista de Vamos Juntos retiró de la redacción del expediente ambos términos; no obstante, la medida no convenció a los legisladores del FDT que solicitaron que la eliminación "no garantiza que no vayan a existir barrios privados o barrios náuticos en Ciudad".

"Lamentablemente, en el conjunto de artículos queda encubierta la posibilidad de avanzar en barrios privados, sobre todo, en uno de ellos que cambia la denominación ´eje de calle´ por el de ´vía pública´, lo que anticipa la posibilidad que ante la inexistencia de ´vía pública´, dentro de un perímetro establecido, pueda haber vías que no sean públicas, lo que habla de barrios privados", precisó el legislador Javier Andrade.

Por su parte, el colectivo de arquitectas en defensa de las tierras públicas pidió a los legisladores que incluyan "taxativamente" en la reforma de la ley de Catastro "el carácter indefectiblemente público de todas las vías y calles existentes y futuras", así como "la prohibición expresa de constituir enclaves urbanos cerrados".

Dejá tu comentario