Cómo está el poroteo para al debate de la Ley Ómnibus

Política

El oficialismo se garantizó los apoyos necesarios para habilitar la sesión especial y los votos para la aprobación en general.

Tras varias dilaciones, la Cámara de Diputados iniciará finalmente este miércoles el tratamiento en el recinto del proyecto de ley "Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos" más conocido como "Ley Ómnibus", impulsado por el gobierno de Javier Milei. El oficialismo logró asegurarse el quórum necesario para poder avanzar con una sesión especial y cuenta con los respaldos necesarios para lograr una votación favorable en general de la iniciativa.

Sin embargo, en el debate artículo por artículo, La Libertad Avanza enfrenta el rechazo mayoritario de varios de ellos que en Casa Rosada advierten son innegociables.

milei

El titular de la Cámara baja, Martín Menem, acordó anoche con los jefes de bloques el cronograma de esta sesión que comenzará a las 10 y se prevé demandará unas 50 horas, por lo que a lo largo de la jornada se definirá la realización de un cuarto intermedio, que podría producirse tras la aprobación en general del proyecto, según indicaron fuentes parlamentarias.

Apenas arranque la sesión, que será la primera que conducirá Menem como presidente de la Cámara de Diputados, el cuerpo tomará juramento a los legisladores nacionales Ernesto Ali (UxP-San Luis), intendente de La Toma que pidió licencia para asumir su banca de diputado, y Alida Ferreyra (La Libertad Avanza-CABA), que reemplazará a la canciller Diana Mondino.

Posteriormente, el plenario del cuerpo legislativo tendrá su hora y media de cuestiones de privilegio y declaraciones políticas, previo al debate del dictamen de mayoría.

menem diputados telam.jpg

Los cambios al dictamen de mayoría que se redujo de 524 a 385 artículos, se leerán al comenzar el debate que será abierto con el discurso que pronunciará el presidente de la comisión de Legislación General, Gabriel Bornoromi.

El oficialismo se garantizó el piso de 129 diputados para habilitar la sesión, ya que tanto la bancada radical, la del PRO; la de Hacemos Coalición Federal e Innovación anunciaron que colaborarán para conformar el quórum y anticiparon que votarán en general en el recinto el dictamen de la mayoría.

Por ello, los 34 legisladores del radicalismo, los 23 que responden al bloque de Miguel Ángel Pichetto y los 9 de Innovación Federal podrían definir la suerte del oficialismo.

La Libertad Avanza tiene 38 diputados y siete aliados firmes, pero necesita el respaldo de las tres bancadas de la denominada "oposición dialoguista" para aprobar cada artículo de la ley, y eso no lo tenía garantizado en algunos capítulos, como la privatización de empresas públicas.

ley omnibus

Hasta ahora, el oficialismo tiene asegurados más 140 votos en general, y necesita reunir por lo menos 128 sufragios -teniendo en cuenta que Menem no vota- para imponerse en cada capítulo del dictamen de un proyecto que tiene 385 artículos. Entre Unión por la Patria y el Frente de Izquierda, cada capítulo tiene 104 votos en contra de base

Tras quitar el capítulo fiscal y el sistema de actualizaciones de jubilaciones, los principales puntos del dictamen de mayoría que se debatirán serán la declaración de emergencia pública, las facultades delegadas, la reforma del Estado, y las privatizaciones de empresas públicas.

Por ese motivo, Martín Menem mantuvo hasta anoche conversaciones con los bloques dialoguistas para superar las diferencias sobre privatizaciones, seguridad, pesca, hidrocarburos, biocombustibles y aumentos de impuestos internos.

caputo

En cuanto a las facultades delegadas, el Gobierno aceptó limitar la emergencia pública de once a siete materias: económica, financiera, fiscal, de seguridad, tarifaria, energética y administrativa, aunque aún había un pedido de Hacemos y la UCR de eliminar la energética, tarifaria y de seguridad.

Sobre las privatizaciones, el Poder Ejecutivo propone vender todas las empresas públicas -con excepción de YPF- y en el caso de Nucleoeléctrica, Banco Nación y Arsat se estableció que el Estado solamente puede realizar una privatización parcial, debiendo mantener el control de la empresa.

Ahí el radicalismo quiere que haya un compromiso para que el Gobierno envíe un proyecto por cada empresa que quiera privatizar, y Hacemos quiere eliminar de esa lista al Banco Nación, Arsat y Nucleoeléctrica.

Las negociaciones continúan y el Gobierno sabe que su Ley Bases puede seguir perdiendo artículos en el camino. También sabe que no puede permitirse una derrota en la que se espera sea la sesión más larga de la historia.

Embed

Dejá tu comentario