La crisis económica y social de 2018 detonó la relación entre Vidal y Macri

Política

¿Qué pasara con Juntos por el Cambio? Mala relación, críticas, los duros momentos del fin del gobierno de Cambiemos.

María Eugenia Vidal también tiene su libro. En los próximos días lo va a presentar pero ya circulan algunos adelantos, con mayor autocrítica que en el "Primer Tiempo" de Maurcio Macri y con críticas a la gestión de quien califica como uno de sus mentores

"En los primeros años de gobierno, desde el punto de vista del trabajo político, partidario e institucional, con Mauricio (Macri) estuvimos juntos y la relación política funcionó muy bien. Había un vínculo de cooperación fuerte y un trabajo de equipo genuino y real entre ambos gobiernos. No quiero decir que no atravesáramos desafíos o no tuviéramos discusiones", contó Vidal, según reflejan varios matutinos porteños.

Sin embargo, la propia Vidal reconoce que eso cambió: "Pero a lo largo de 2018, con la consolidación de la crisis, y hasta que perdimos las elecciones en 2019, hubo un deterioro de esa relación. Entonces, las distintas miradas sobre la situación económica y social que teníamos en el gobierno provincial y el gobierno nacional generaron una tensión imposible de ocultar".

"En enero de 2018, Toto Caputo, secretario de Finanzas del gobierno nacional, empezó a advertirnos sobre el agotamiento del crédito para Argentina y la posibilidad de una crisis. En abril se cerraron los mercados y se produjo una devaluación, la primera de muchas, sin que en ese proceso el gobierno nacional pudiera encontrar un piso de confianza para reencauzar la economía", sentenció Vidal.

La devaluación del dólar, otro problema: "Mauricio solía explicarme lo que le pasaba con las sucesivas devaluaciones dramáticas con una imagen muy gráfica, cuando el precio del dólar se disparaba, sentía que el piso debajo de sus pies desaparecía y que ya no tenía dónde pararse. No era algo metafórico, era real, porque cada devaluación le quitaba base de apoyo".

Vidal remarcó que "los entornos agudizaron" los problemas: "Todo lo que antes era virtuoso se convirtió en objeto de desconfianza y, de a poco, los vínculos entre los funcionarios nacionales y provinciales dejaron de ser tan claros y fluidos como lo habían sido en los primeros dos años".

Y a la exgobernadora no le cayó bien el acuerdo con el FMI: "Nosotros, que estábamos en contacto directo con un territorio inmenso, con los intendentes y con la gente, veíamos cosas distintas de las que veían en el gobierno nacional, y a medida que la crisis se agudizaba, empezamos a tener una mirada muy diferente de la que sostenían los funcionarios nacionales, sobre todo en el equipo económico de Nicolás Dujovne, respecto de lo que estaba pasando y de cuánto más esfuerzo podíamos pedirle a la gente".

"Mientras el equipo económico nacional prometía una salida a partir del acuerdo con el FMI, creyendo que después de una primera etapa difícil iba a haber un rebote de la economía, nosotros percibíamos que las restricciones sobre la gente se estaban extendiendo demasiado en el tiempo y que el futuro de crecimiento que prometíamos se postergaba cada vez más. Una y otra vez el equipo económico pronosticaba una recuperación que nunca llegaba", sentenció Vidal.

Dejá tu comentario