Confirman la condena al perito Roberto Locles

Política

La Cámara Federal de Casación Penal ratificó la pena de un año de prisión en suspenso del hombre que tomó la bala que extrajeron del cuerpo de Mariano Ferreyra, el militante del Partido Obrero asesinado el 20 de octubre de 2010, y la golpeó hasta deformarla.

Locles golpeó el proyectil con el pretexto de demostrar que no se deformaba y lo aplastó, adulterando la prueba, cuando era perito de parte de Guillermo Uño, uno de los imputados de la Unión Ferroviaria que luego fue absuelto.

A Mariano Ferreyra lo mataron en octubre de 2010 de un disparo en el abdomen, cuando protestaba junto a un grupo de tercerizados del ferrocaril Roca, en una emboscada de una patota del sindicato comandado por José Pedraza -hoy preso por el crimen-, junto a barrabravas pagos y con anuencia de las policías Federal y Bonaerense.

Locles, que luego intentaría meterse en la causa Ángeles Rawson para defender -mediante pruebas de parte- al portero Jorge Mangeri, representaba a Uño cuando, según el expediente de su procesamiento, con el proyectil en la mano, gritó: "¿Ven que esto no se deforma?", golpeando la bala.

El expediente de Locles llegó a la Cámara Federal apelada por el abogado particular Luis Alberto Grisolía, con el argumento de que el perito fue imputado por "alterar y/o inutilizar un medio de prueba" pero condenado por haber "quebrantado así la custodia conferida por la autoridad judicial a la Policía Federal para la preservación de dicho material como objeto de prueba".

Sin embargo, la Cámara Federal -integrada por Ana María Figueroa, Luis María Cabral y Juan Carlos Gemignani- consideró que la calificación legal era acertada, porque el imputado "alteró" la evidencia que debía peritar, señaló el fallo al que tuvo acceso Infojus.

El 9 de septiembre de 2013, el Tribunal de primera instancia (TOC 16) condenó a Locles como "autor material penalmente responsable del delito de alteración de un objeto destinado a servir de prueba".

Los jueces Gustavo González Ferrari, María Cristina Bértola e Inés Cantisani, además, lo inhabilitaron por tres años para desempeñar su profesión de perito.

Previamente ya había sido miembro del cuerpo de peritos oficiales del Poder Judicial y expulsado del mismo, con condena rubricada por la Corte Suprema de Justicia, además de asiduo visitante a los canales de televisión desde que fuera perito de parte de Zulema Yoma en la muerte de Carlitos Ménem Jr.. Un mediático.

En su momento, las querellas a cargo del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y del PO solicitaron penas de prisión de "cumplimiento efectivo" para el perito de parte, mientras que la defensa de Locles pidió la absolución.

En febrero de 2011, la jueza de instrucción Susana Wilma López, quien investigó el homicidio de Mariano Ferreyra y las heridas graves que sufrieron otros tres militantes, apartó a Locles de la causa.

Dejá tu comentario