El camarista Eduardo Farah se excusó de intervenir en la causa por la persecución al Grupo Indalo

Política

El magistrado fue una de las tantas víctimas del Poder Judicial que fueron objeto de fuertes presiones por parte del gobierno de Mauricio Macri.

Eduardo Farah, uno de los jueces víctima de las presiones y amenazas que caracterizó la relación de gobierno de Cambiemos con la Justicia, se excusó este jueves de intervenir en la causa que lleva adelante la jueza María Servini y en la que se investiga una asociación ilícita conformada por la mesa judicial del macrismo.

El magistrado, que volvió a la sala II de la Cámara Federal porteña, debió trasladarse a otro tribunal cuando se lo presionó por el fallo que disponía la libertad de los empresarios Fabián De Sousa y Cristóbal López.

Farah a su vez fue interrogado como testigo en otra causa en la que se investigan las presiones que sufrieron numerosos magistrados de distintos fueros. Algunas de las preguntas que respondió en ese expediente se relacionan con el que tramita Servini.

"Nótese que cumplí el acto (la testimonial) con arreglo al pliego de preguntas que me adjuntó el acusador público y referí ahí a algunas cosas –en particular, al tipo de señalamiento mediático que prosiguió a decisiones que adopté como juez- que tienen relación con el objeto señalado en diligencias de este proceso, por su directora", indicó Farah al justificar su apartamiento del caso por la persecución a Cristóbal López y Fabián De Sousa.

Farah sufrió una persecución mediática cuando en un fallo resolvió a favor de la liberación de López y De Sousa, que habían sido, de acuerdo al magistrado, mal encarcelados por el juez Julián Ercolini en el caso penal de Oil Combustible.

Ayer Farah se excusó de intervenir en la causa en la que se investiga el accionar de la denominada “mesa judicial” del gobierno de Macri que lleva adelante el juzgado a cargo de María Eugenia Capuchetti, en la que el magistrado declaró en calidad de testigo.

Dejá tu comentario