Tensión cerca de la AMIA por represalias por el ataque de Israel a Irán

Sociedad

Pasaron 30 años desde el atentado terrorista en la sede de la mutual judía en Once, y vecinos de la zona temen un nuevo ataque por la escalada en Medio Oriente.

Faltaban pocos minutos para las 10 de la mañana del 18 de julio de 1994 cuando un cochebomba se estrelló y explotó contra la fachada de la sede central de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en el Once. Ese día quedó marcado a fuego, y esta semana volvieron a sentirse la tensión y preocupación de residentes de la zona tras el ataque de Israel a Irán, que recibió el apoyo del Gobierno argentino.

"Si algo pasa, es salir corriendo para el sótano", expresó un residente de la zona de Pasteur al 600 en declaraciones públicas, a lo que otro vecino reclamó: "¿Cómo no vamos a estar con miedo?".

La pregunta es retórica: el atentado de 1994 dejó como saldo la muerte de 85 personas y alrededor de 300 heridos, y la Justicia argentina hasta el día de hoy no enjuició a los responsables.

De hecho, hasta julio de 2022 se sostenía como principal hipótesis que los autores materiales del atentado a la AMIA habían sido miembres de la organización terrorista islámita Hezbolá con apoyo del gobierno de Irán, pero una investigación del Mossad publicada en ese año por The New York Times contradijo esa versión y abonó en vez la teoría de que el país árabe sí financió el golpe, pero no tuvo un papel operativo en él.

Como sea, el ataque de Irán a Israel y la correspondiente respuesta de Tel Aviv fogonearon el temor en el Once, donde se reforzó la seguridad en los edificios vinculados a la comunidad judía y otras ubicaciones consideradas susceptibles a ataques.

Efectivos policiales comenzaron a hacer inspecciones regulares en locales y vehículos de la zona en busca de posibles explosivos.

"Siempre cuando vengo del lado de Avenida de Mayo veo policías, perros antibombas, ahí sí te da miedo porque piensas que algo puede llegar a pasar", explicó uno de los trabajadores de la zona.

El sentimiento encontró su eco en las declaraciones del presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), Jorge Knoblovits, quien aseguró este lunes que "el terror está instalado en el mundo" y no descartó "ningún ataque; ni acá, ni en ningún lado".

"Todo el mundo tiene que comportarse como si un atentado fuese posible", señaló el titular de la DAIA en declaraciones radiales. De hecho, en la Embajada de Israel en Buenos Aires los empleados no fueron a trabajar.

"Irán sigue con la conducta de un estado terrorista, que promueve el terror en el mundo. En Medio Oriente, de forma directa e indirecta. Indirecta a través de sus proxies, Hezbollah, los hutíes y Hamas, o en forma directa como lo está haciendo", aseguró Knoblovits.

Mientras tanto, el Gobierno argentino condenó "categóricamente" en un escueto comunicado "el ataque sin precedentes de la República Islámica de Irán contra el Estado de Israel y reafirma su apoyo al legítimo derecho de Israel a la defensa de su soberanía".

"El Gobierno argentino insta a Irán a cesar sus ataques injustificados y evitar una crisis de alcance global", expresaron desde la Cancillería a cargo de Diana Mondino.

Dejá tu comentario