Tiene 13 años y fue detenido por participar de una fiesta clandestina.

Sociedad

Policía rionegrina irrumpe en el domicilio denunciado. Había aproximadamente treinta participantes muchos menores de edad. Atacaron y rompieron a piedrazos un patrullero

Cuando lo irracional supera toda responsabilidad parental, el futuro de los niños esta a la deriva. ¿Qué hace un menor de 13 años en una fiesta de madrugada, sin un adulto responsable junto a él, agravado por el covid y desconociendo el DNU firmado por el presidente de la Nación que prohíbe, en todo el país, los encuentros, aglomeraciones y circulación después de las 24?

El hecho ocurrió durante la madrugada de este fin de semana en la ciudad de Bariloche.

Pasada la 1 de la madrugada, un llamado al 911 alertó a la fuerza de seguridad respecto de una fiesta clandestina que se estaba desarrollando en una casa de las calles Cacique Huincaleo y Ñancu Lahuen.

Cuando los policías llegaron al lugar denunciado, se encontraron con unas 30 personas participando de una encuentro con música y alcohol. Al dar la orden para que detengan la reunión, comenzaron los problemas. Primero se negaron a ser identificados, luego continuaron con insultos e inmediatamente pasaron a las agresiones físicas como empujones desafiantes.

El responsable del operativo decide alertar a otras unidades pidiendo apoyo y allí se da el momento mas álgido de la madrugada, cuando un grupo comenzó a arrojar piedras al personal policial dañando el patrullero.

Los agresores, aprovechando el revuelo se dan a la fuga corriendo hacia el sector del popular barrio conocido como 400 Viviendas. Uno de ellos es alcanzado y detenido.

La sorpresa policial fue al momento de identificarlo y determinar que se trataba de un niño de 13 años que se encontraba solo participando de esta fiesta clandestina, enfrentando y agrediendo a las autoridades, con la ausencia de un padre o tutor que se haga responsable de dicha contravención.

Las actuaciones son puestas en conocimiento de la fiscalía de turno quien ordenó derivar al menor al personal de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia y notificar a los padres para que se hagan presente ante las autoridades judiciales.

¿ Que responsabilidad cabe para los progenitores de un menor que se encuentra fuera de todo contexto social, sin cuidar su salud por el Covid 19, solo durante la madrugada, agrediendo a autoridades y en una reunión clandestina donde abunda el alcohol?.

Quizá lo llamen vacío legal, excusa suficiente para no encontrar a quienes paguen por dichos actos

Dejá tu comentario