Apareció la mujer que era buscada en una zona de cerros en Córdoba: "Estoy muy bien"

Sociedad

María del Carmen Herrero, que era buscada desde el domingo, contó que pasó dos noches en una cueva del macizo en el cerro de Los Gigantes.

María del Carmen Herrero, la mujer de 31 años que era intensamente buscada desde el domingo en Los Gigantes en el Valle de la Punilla, fue hallada sana y salva: fue encontrada a dos horas a pie del lugar de donde por última vez se había tenido contacto con ella.

"Acá hace escasos minutos se ha encontrado a María del Carmen Herrero en paraje Los Mimbres. Se encuentra en condiciones, se encontraba caminando. Desde ese lugar hasta la base hay 2 horas de caminata, por tal motivo va a ser trasladada en ambulancia hasta un nosocomio para ser evacuada", indicó el comisario Cristian Cattáneo.

Y agregó: "Está en buen estado de salud pero se la va a valorar, de igual manera. Se encontraba lúcida, caminando, en proximidad del río", aseguró Cattaneo.

Embed

Actualización de Estado de la búsqueda de la Sra María del Carmen Herrero.Cerca de las 14:00 hs personal del grupo 3,...

Publicado por Bomberos Voluntarios Tanti en Martes, 2 de marzo de 2021

Más tarde la propia María del Carmen relató lo sucedido. "Fue muy loco, en un segundo perdí al grupo con el que estaba descendiendo”, aseguró.

La mujer había ascendido junto a un grupo de unas 14 personas, pero al descender les perdió el rastro y se refugió en una cueva donde pudo sobrevivir sin más alimento que una naranja.

“Estoy muy bien. Desde que volví a casa no dormí. Estuve muy confortable, en la cama pero no dormí”, confesó en diálogo con FM Pulxo 95.1.

Según relató María del Carmen, cuando regresaban de realizar los trabajos de reforestación, se demoró porque hacía mucho calor. "Estaba muy abrigada, tenía como tres abrigos. Al principio hacía mucho frío y estaba lloviendo. Me desabrigo y en ese tiempito veo que la gente empieza a bajar. Yo los vi y después troté, pero no logré ver para donde fueron. Fue muy loco, en un segundo los".

Y, aclaró: “No me separé del grupo como otra gente dice. Ni (es verdad) que hubo niebla. Había sol”.

Ante la desesperación, María del Carmen comenzó a gritar los nombres de sus compañeros, pero nadie la oyó.

“Me quedé sola. Después me empecé a desesperar, a buscar y a caminar por cualquier lado. Bajé por una zona equivocada. Lo primero que atiné fue a tener agua, entonces seguí costeando el río. Sólo llevaba una cantimplora para reserva de agua”, contó.

“Alimentos no tenía, tenía una naranja solamente, que la dejé para dos días después. El primer día no comí nada a la noche y fui en búsqueda de una cueva. Tipo 7 de la tarde yo sabía que iba a llover y efectivamente llovió. Me metí en la primera cueva grande que vi”, indicó.

Temas