Matías perdió a sus padres por covid, tuvo dengue y superó el virus tras una neumonía: "Ni yo sé cómo sigo en pie"

Sociedad

Se trata de un un empresario gastronómico de Córdoba, quien además contó que en menos de un año tuvo varias pérdidas por el coronavirus.

La vida le cambió en pocos meses a Matías Salemme, un empresario gastronómico de Córdoba: perdió a sus padres por coronavirus, su abuela y una amiga. Pero él también se contagió y la pasó de la peor manera.

“En menos de un año, se me murió mi mamá y mi papá (ambos médicos por Covid), mi abuela, una amiga, tuve dengue, tuve Covid y después de 21 días y una neumonía bilateral me acaban de dar el alta”, dijo Matías en twitter.

Pese a las desgracias sufridas y vividas en carne propia, Matías añadió: “Ni yo sé cómo sigo en pie, pero tengo muchas ganas de seguir viviendo y haciendo”.

Embed

Matías tiene 37 años y vive en Córdoba Capital. Sus padres, Gustavo Salemme (67) y Adriana Cheble (62), eran médicos. Él, especialista en Diagnóstico por Imágenes y médico laboral; ella, médica clínica y auditora médica. Desde el inicio de la pandemia estaban trabajando duro.

Lamentablemente, como sucedió con muchos trabajadores de la salud, el matrimonio de cordobeses contrajo Covid-19. Primero se contagió ella, después él. El desenlace fue fatal: murieron con una semana de diferencia. Gustavo, falleció el viernes 9 de octubre. Adriana, el viernes 16.

Desde su cuenta de Instagram, Matías le dedicó un posteo a cada uno de sus padres.

A su papá le escribió: “Me quedo con tus abrazos, tus besos, tu amor interminable, tus palabras de aliento cada vez que las necesité, tu apoyo constante en cada cosa que emprendí. Me quedo con nuestra vida juntos que me hizo tan feliz y con la paz de haberte dicho todo lo que te amo mirándote a los ojos cada vez que pude sin guardarme nunca nada, como vos, tan sincero y cariñoso".

“Viviste por y para todos los que te rodeaban, un corazón enorme, una generosidad sin límite. Gracias por el amor que me diste. Los superhéroes nunca mueren, y vos, como te dije tantas veces, sos el mío. En cada sonrisa siempre estarás, te amo eternamente. Hasta siempre Pá, Doc, Gustavito de mi alma”.

Temas

Dejá tu comentario