Recoleta: su madre le contagió coronavirus y la obligaron a ir a trabajar

Sociedad

Una cadena de comida rápida fue denunciada por obligar a una gerenta a cumplir con sus tareas a pesar del diagnóstico de Covid-19.

Los empleados de una sucursal de McDonald's en Recoleta denunciaron este miércoles que desde la empresa "se niegan a aplicar el protocolo" ante la pandemia de coronavirus y que incluso obligaron a concurrir al local a una gerenta que dio positivo por Covid-19.

Cuatro empleados de la sucursal de McDonald's ubicada en Larrea 1573, frente a la Plaza Barrientos de Recoleta, denunciaron a la empresa ante el subsecretario de Trabajo de la Ciudad de Buenos Aires, Ezequiel Jarvis.

"Hasta hace escasos días, la empresa obligó a nuestro compañero (el nombre se mantiene en reserva) a continuar trabajando a pesar de que su madre se había contagiado de Covid-19", denunciaron los trabajadores.

Los denunciantes aclararon que "todo el personal" reclamó ante semejante situación, pero "la única respuesta del empleador es que todos debíamos continuar trabajando, sin siquiera tomar las medidas preventivas correspondientes".

"La esperable consecuencia de tal irresponsable actitud fue el contagio de Covid-19 nada menos que de la gerenta del local del turno noche, que a pesar de ello continuó trabajando hasta el 1 de junio de 2020", revelaron.

"Desde recursos humanos están llamando a uno por uno amenazándonos que si no vamos a trabajar, nos dan una licencia sin goce de sueldo o renunciamos", detalló a Télam una de las trabajadoras que denunciaron la situación.

Según los empleados, la nueva encargada del local tampoco tiene la directiva de aplicar medidas para cuidarlos.

Imagen II.JPG
Denunciaron a McDonald's ante la Ciudad por un caso de Covid-19 en una sucursal de Recoleta

Denunciaron a McDonald's ante la Ciudad por un caso de Covid-19 en una sucursal de Recoleta

"Desde Arcos Dorados comunicamos que se ha confirmado un caso de Covid-19 en una de nuestras empleadas que se encontraba trabajando en estos días en el local McDonald’s ubicado en la calle Larrea de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", informaró la empresa dueña de la marca.

Apenas se confirmó el diagnóstico la empresa cumplió "con el Protocolo establecido por las autoridades del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires", que incluye el cierre temporal de la sucursal afectada para su correcta desinfección.

"Conforme lo establece el protocolo mencionado, se aislaron en sus domicilios a todos los empleados que compartieron con ella las jornadas laborales", aclararon desde Arcos Dorados, aunque los empleados denunciaron que el contagio se produjo por la falta de aislamiento de un trabajador con una familiar afectada.

McDonald's, o Arcos Dorados, recurrió a "una empresa externa certificada"que llevó a cabo la limpieza y desinfección del local durante la noche. "Una vez realizadas las tareas de limpieza y desinfección, el local puede volver a funcionar con otro equipo de empleados", explicaron.

Familiares de los trabajadores denuciantes afirmaron que el personal convocado para reabrir la sucursal es el que usualmente se desempeña en el Paseo Alcorta.