Delincuentes desvalijan a 40 turistas argentinos en una posada de Buzios

Sociedad

* Les robaron dinero, artículos de electrónica y documentos.
* Tenían una lista con las personas que tenían chicos y en esas habitaciones no entraron.

Télam
Por Télam

Un grupo de delincuentes armados y encapuchados asaltó hoy a 40 turistas argentinos que se hospedan en una posada de Buzios, en el estado de Río de Janeiro, a quienes les robaron dinero, artículos de electrónica y documentos.



El cónsul argentino en Río de Janeiro, Eduardo Mellea, informó a Télam que el asalto se registró entre la medianoche y las 3 de esta madrugada y que tuvo como víctimas a cerca de 40 argentinos que se hallaban alojados en la posada Unicornio.



Si bien el diplomático no viajó aún a esa localidad balnearia, aunque adelantó que lo hará durante la jornada, dijo que las autoridades policiales le informaron que no hubo en principio personas heridas durante el hecho, más allá de algún golpe producto de un forcejeo.



En tanto, el dueño de la posada, un argentino identificado como Roberto Pirrone, y una de las damnificadas, Laura Guerra, contaron a radio Mitre que el asalto se registró durante la madrugada en ese establecimiento turístico situado en la Praia da Ferradura, de Buzios, donde había turistas argentinos y de otras nacionalidades.



"Estaban encapuchados y entraron, eran siete personas que estuvieron cuatro horas acá adentro, esto estaba armado, obviamente no es algo improvisado", contó Guerra.



Según la mujer, los delincuentes recorrieron una a una las habitaciones y tenían una lista de las que personas que tenían chicos, a cuyos cuartos no ingresaron.


 


"Exactamente tenían una lista con las personas que tenían chicos y en esas habitaciones no entraron. Lo raro de esto es que esas personas podrían haber escuchado y llamado a la policía y ellos no ingresaron, no les sacaron los teléfonos. A todos nosotros, en cambio, nos sacaron los teléfonos, cortaron el cable de la línea central de acá, es algo que no puedo creer", dijo Guerra.



La damnificada dijo que los delincuentes les robaron "todo", entre dinero, documentos, cámaras de fotos, filmadoras y demás artículos de electrónica.



La turista se quejó también de la actuación policial: "La policía tardó más de 40 minutos, están a 10 cuadras y se bajaron como si hubiesen robado nada más que un celular, no nos preguntaron nada, ni cómo estábamos", cuestionó.



Por su parte, el dueño de la posada, Roberto Pirrone, quien se encuentra en Buenos Aires, contó que se enteró del hecho a las 5 de la mañana, cuando lo llamaron para decirle lo que había sucedido, ya que en Buzios se encuentran su hija y su yerno.



"En Buzios jamás pasó una cosa así, es una cosa tremenda, estuve como cinco años de obra y jamás ni siquiera materiales me han robado. No lo entiendo, no sé qué hacer ni qué decir", expresó el hombre angustiado.



En tanto, el cónsul Mellea dijo que tomó conocimiento del episodio esta mañana por los medios de comunicación y que inmediatamente se puso en contacto con la policía turística y con el delegado de la Policía Civil en Buzios.



"Vamos a trasladarnos a Buzios para documentar a la gente y brindarle la contención necesaria", dijo Mellea, quien explicó que va a tener más detalles del episodio una vez que llegue al lugar, situado a unos 190 kilómetros de la ciudad de Ríos de Janeiro

Dejá tu comentario