La Iglesia repudió la represión en Formosa

Sociedad

Lo hizo la Conferencia Episcopal Argentina mediante una carta enviada al obispo provincial.

La Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) sostuvo que "no puede aceptarse el ejercicio de cualquier forma de represión violenta contra ciudadanos que reclaman por la plena vigencia de sus derechos humanos y sociales", en relación a las protestas ocurridas este viernes en Formosa.

Así lo expresó la comisión, que encabeza el obispo de San Isidro -monseñor Oscar Ojea-, en una carta enviada anoche al obispo de Formosa, monseñor José Vicente Conejero Gallego, difundida a la prensa.

"En nombre de los obispos de Argentina, queremos hacerte llegar nuestro mensaje de cercanía fraterna y de solidaridad con la situación que está viviendo el pueblo de Formosa. Compartimos tu preocupación de Pastor de esa querida provincia", afirmó el texto.

mons oscar ojea.jpg
Monseñor Oscar Ojea

Monseñor Oscar Ojea

Los obispos señalaron que "es preciso adoptar todas las medidas sanitarias que sean necesarias para combatir el Covid-19, dentro de la razonabilidad y conforme al contexto de su circulación, pero de ninguna manera puede aceptarse el ejercicio de cualquier forma de represión violenta contra ciudadanos que reclaman por la plena vigencia de sus derechos humanos y sociales".

"Seguramente no faltarán caminos para que la Iglesia junto a otros sectores de la sociedad impulsen el diálogo y la amistad social que alejen definitivamente cualquier forma de prepotencia personal o institucional, propias de otros tiempos trágicos de nuestra Patria", indicó el mensaje.

Además de Ojea, firmaron la carta los restantes integrantes de la comisión ejecutiva del Episcopado: cardenal Mario Poli, Arzobispo de Buenos Aires, y Vicepresidente 1°; monseñor Marcelo Colombo, Arzobispo de Mendoza y Vicepresidente 2°; y monseñor Carlos Malfa, Obispo de Chascomús y secretario general de la CEA.