Para el arzobispo de La Plata, "el derecho de propiedad no es absoluto"

Sociedad

Monseñor Fernández secundó el mensaje de Francisco sobre la preeminencia la destinación universal de los bienes por sobre el derecho a la propiedad privada.

El arzobispo de la Arquidiócesis de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, se explayó este viernes sobre las declaraciones más recientes del papa Francisco y consideró que "el derecho de propiedad no es absoluto", y que la dignidad de cada ser humano "está por encima de cualquier otro derecho".

Fernández se mostró en línea con el mensaje que Francisco envió esta semana a la inauguración la 109a Conferencia Internacional del Trabajo que se celebra en Ginebra, Suiza, en el que reiteró que la propiedad privada es "un derecho secundario" que depende de un derecho entendido como "el destino universal de los bienes".

"Este planteo ya lo había dicho antes, repitió lo mismo que había dicho el año pasado en la Encíclica", señaló monseñor Fernández en referencia al documento Fratelli Tutti, publicada el 3 de octubre del año 2020.

"Llama la atención que haya tanto revuelo por algo que es obvio. ¿Quién puede decir que el derecho a la propiedad privada es absoluto, que no tiene límites?", opinó el arzobispo en diálogo con radio Provincia.

"Estamos discutiendo exacerbadamente desde una ideología quizás excesivamente neobeoliberal como si el derecho de la propiedad no tuviera límite alguno. Es secundario porque lo primero es la dignidad de la especie humana", analizó el arzobispo de La Plata.

Francisco planteó la necesidad de "una reforma a fondo de la economía" a raíz de la pandemia de coronavirus, y de la necesidad de entender que "el trabajo va más allá de lo que tradicionalmente se ha conocido como empleo formal".

En su Encíclica Fratelli Tutti Francisco postuló que junto al derecho a la propiedad "está el más importante y anterior principio de la subordinación de toda propiedad privada al destino universal de los bienes de la tierra, y por tanto el derecho de todos a su uso".

Por eso Fernández se preguntó este viernes: "¿Si aparece un chico boliviano muerto de hambre en la calle, nuestro país no tiene obligación (de asistirlo) solo porque viene de otro lugar? Es obvio que no es así, la dignidad de cada ser humano está por encima de cualquier otro derecho".

El arzobispo de La Plata sentenció que "alguien que tiene una propiedad privada no puede matar a tiros a cualquiera que se meta adentro".

Además, alguien que tenga una propiedad "debe aportar al bien común" y, en función de eso, "se entiende que paga impuestos".

"En ese se sentido es la afirmación del Papa de que el derecho a la propiedad privada es secundario, (de que) hay cosas más importantes. No lo niega, el derecho existe hay que resguardarlo, pero siempre junto con otros derechos que también deben ser resguardados", reflexionó.

Para el arzobispo el papa Francisco "no va a sacar conclusiones finas ni concretas" sobre la situación de la Argentina, ya que eso responde a "nuestra propia discusión local", pero si dijo que "está claro que el derecho de propiedad no es absoluto".

"Ese es el principio que el Papa quiere dejar firme y claro, el problema es que normalmente no se lo pone sobre la mesa, y parece que el derecho sobre la propiedad privada es el único derecho que existe", remarcó.

Fernández resaltó que "el Estado tiene derecho de expropiar y lo puede hacer, no es una cosa de comunista", pero para eso hay leyes locales.

"Por supuesto que tendrá que recompensar al propietario, eso está regulado por la propia legislación", dijo el Arzobispo de La Plata, quien juzgó que en la polémica alrededor de los dichos de Francisco "parece que la ideología puede a veces más que pensar con la cabeza fría".

La preocupación común entre la Iglesia y el Gobierno nacional "está clara", según Fernández, y es la de "atender a los más frágiles, a los que tienen menos recursos para defenderse" y "necesitan apoyo para salir adelante".

En ese sentido el Arzobispo expresó que el aumento de los precios de los alimentos es "una preocupación constante" y consideró que "los sectores que más han ganado, y que menos han sido perjudicados en este contexto de pandemia, son los que más tiene que hacer un esfuerzo".

"No son los que venden alimentos los que han perdido sus posibilidades de trabajar en estos dos años, (ellos) son los que han ganado bien", sentenció, y elevó su reclamo: "Creo que la industria alimenticia debe hacer un esfuerzo y no beneficiarse en un contexto tan doloroso".

Dejá tu comentario