Por qué en Argentina deberíamos festejar Halloween el 1° de mayo

Sociedad

Es la fiesta del dulce o truco, el cine de terror y los disfraces, pero sus orígenes están en la tradición celta y no tiene nada que ver con el cotillón.

Cada año son más los argentinos que se suman a la tradicional fiesta de Halloween, también conocida en los países hispanohablantes como "Noche de Brujas" o "Noche de víspera de difuntos". Si bien muchos lo hacen por los disfraces y las fiestas, se trata de una celebración con un trasfondo mucho más significativo y energético del que se cree.

Cuándo es Halloween en Argentina

Halloween se celebra en Argentina – y en todos los países que se suman a la tradición- cada 31 de octubre, en la víspera al Día de todos los Santos. Este 2020 tendrá la particularidad de que el mismo sábado coincidirá además con un fenómeno astronómico denominado “Luna azul”.

En cuanto a los festejos, este año además se da la particularidad de ocurrir en medio de una pandemia, por lo que no está permitido la realización de fiestas masivas. Se prevé que quienes deseen mantener la tradición, lo hagan asistiendo a los bares habilitados, con mesas preferentemente al aire libre, manteniendo el distanciamiento social y utilizando el tapaboca sobre los disfraces.

Sin embargo, su fecha debería ser modificada y el motivo radica puntualmente en los orígenes y la importancia energética de la celebración.

¿Por qué se festeja Halloween?

La fiesta de Halloween viene de "All Hallow's Eve", o víspera de la Fiesta de Todos los Santos, que se celebra el 1° de noviembre. Pero, mucho antes de que fuera una celebración cristiana o una simpática ocasión para comer golosinas, disfrazarse y contar cuentos de terror, era el Año Nuevo del pueblo celta.

Justo en la noche más larga del año, cuando se levantaban las cosechas y se preparaba la población para pasar el invierno, el velo entre el mundo de los vivos y el de los muertos era más delgado y los ancestros -y otras entidades- salían de su terreno para deambular por el nuestro.

A ellos se agasajaba con dulces y se ahuyentaba con linternas, velas y antorchas. Con luz. Pero eso fue en Irlanda, en el norte de Europa.

En el hemisferio sur, en cambio, no esperamos el frío del invierno sino la calidez del verano: nos preparamos para sembrar los campos, no para cosecharlos.

"Para nosotros viene una época de luz. Los ritos que se hacen de este lugar son completamente distintos a los que se dice 'Halloween'", explicó la coach esotérica Natalia Barrera en Radio 10.

El intercambio de energías, aclaró Barrera, se da aunque estemos en el sur, "nada más que de este lado se festeja la luz y del otro la oscuridad" porque "hay algo que se abre y que queda abierto durante unos cuantos días hasta que se termina la luna llena", señaló.

Barrera explicó que "nos va mal" en estas latitudes cuando celebramos Halloween tal cual se importó de Europa "porque celebramos oscuridad cuando entra la luz".

La coach esotérica planteó que la noche del 31 de octubre al 1° de noviembre es un buen momento para hacer planes y establecer metas, y hasta "se festeja la sexualidad y la fertilidad".

"Venerar la naturaleza no solo hace que nos conectemos con nuestra parte más primitiva y ancestral, sino también que podamos abrir paso a que se perciban ideas y cosas que quizás nos traigan mucha abundancia en esta etapa", señaló.

"El Día de los Muertos para nosotros, esa etapa de oscuridad, sería el 1° de mayo. Justo el Día del Trabajador, que es donde tenemos que venerar la oscuridad, aprender a soltar y a hacer todo lo que sería purificaciones y limpiezas", reveló la coach esotérica.

"En cambio hacerlas en esta etapa, cuando estamos en este hemisferio, sería hacer una época de sequía cuando nos está lloviendo el trigo. O sea, vamos en contra de la naturaleza", reconoció.

Dejá tu comentario