La Rioja dispuso un "cierre controlado" de sus fronteras tras egresados que volvieron contagiados de Bariloche

Sociedad

Así lo confirmó el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, ante la llegada de un contigente de 24 adolescentes que fue a Bariloche de viaje de egresados.

La llegada de un grupo de 24 adolescentes que dieron positivo por coronavirus tras su viaje de egresados a Bariloche prendió las alarmas del gobierno de La Rioja porque en apenas unas horas las familias de los chicos se habían contagiado también. Eso obligó a imponer un "cierre controlado de fronteras" a partir de esta semana.

El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, confirmó a El Destape Radio que "veníamos bastante bien, con un porcentaje mínimo de contagios y un nivel bajo de letalidad del virus" en el territorio provincial pero la llegada de los 24 jóvenes, "cuyos padres también se contagiaron", obligó a tomar medidas.

Quintela explicó que el contingente llegó el miércoles de esta semana a La Rioja y que tras obtener los resultados positivos por coronavirus "saltó la alerta y están todos aislados" mientras las autoridades rastrean a sus contactos y tratan de hacer un control de daños, por decirlo de algún modo.

Mientras tanto Quintela aplicó un "cierre de nuestras fronteras, no absoluto sino controlado, que nos permita tener un control de quiénes ingresan, de dónde provienen y si están contagiados o no" con el Covid-19.

Quintela explicó que está "siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias" nacionales y que en primer lugar se busca "controlar a los que provienen de países vecinos" como Chile, Brasil o Paraguay, donde los casos de Covid-19 siguen en aumento con la aparición de variantes hipercontagiosas.

Pero también se controlará a quienes vienen de otras provincias porque "vienen contagiados" a La Rioja. El objetivo, explicó Quintela, es "controlarlos sanitariamente, no sólo con el control de la temperatura sino también con un test rápido, de ser factible".

Todavía no está claro hasta cuándo durará el "cierre controlado" de fronteras de La Rioja, pero se prevé que se mantenga hasta que las autoridades provinciales logren hacer el rastreo de los contactos estrechos del grupo de 24 adolescentes.